«El Niemeyer simboliza la salida social de la crisis», dice Llamazares

El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso visitó ayer las obras de construcción del Centro Cultural Internacional

J. F. GALÁNAVILÉS.
Gaspar Llamazares, a la derecha de la imagen, junto a Jesús Iglesias y Fernando Rañón, ayer en el Centro Cultural Niemeyer. ::                             MARIETA/
Gaspar Llamazares, a la derecha de la imagen, junto a Jesús Iglesias y Fernando Rañón, ayer en el Centro Cultural Niemeyer. :: MARIETA

Gaspar Llamazares, portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, puso ayer a Avilés como «símbolo de la salida social e industrial de la crisis», al considerarla una ciudad que «ha sabido combinar el desarrollo de la industrial con inversiones públicas». Llamazares se refería al Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, cuyas obras visitó acompañado de Fernando Rañón, concejal y coordinador de Izquierda Unida en Avilés, y de Jesús Iglesias, coordinador general de la coalición en Asturias. «Va a ser un centro cultural de referencia», añadió el portavoz de IU en el Congreso, que centró su intervención en la huelga general, convocada para el 29 de septiembre, y en el conflicto de los controladores aéreos.

En el primer caso, realizó un llamamiento a la participación. «Es un huelga útil y necesaria. Útil porque la historia demuestra que las huelgas sirven para frenar las políticas agresivas en materia laboral y social, y necesaria para que la agenda de los ciudadanos se imponga a los mercados». Llamazares aseguró que la convocatoria «servirá para demostrar que los sindicatos no son tigres de papel. La huelga va a ser un éxito», auguró.

En cuanto al conflicto de los controladores , «al margen de sus privilegios», criticó la «torpeza» del ministro de Fomento, José Blanco. «Da la impresión de que le ha cogido el gusto a los decretazos», añadió Llamazares. A su juicio, Blanco «está utilizando la estrategia de Robin Hood, y lo único que ha conseguido es desestabilizar. La única salida es la negociación y el diálogo», añadió.

Llamazares evitó aclarar si tras las próximas elecciones generales continuará en la vida política. «A mí lo único que me interesa es el presente, y mi tarea consiste en representar a Izquierda Unida en el Congreso. Cuando llegue el momento, abordaré el futuro laboral y político junto a mi familia y el partido».

Por su parte, Jesús Iglesias anunció que exigirá unos presupuestos regionales para 2011 que tengan en cuenta los gastos sociales, «que crean empleo», y una apuesta por la inversión en infraestructuras. «Estamos en la recta final, y no podemos tirar ahora el bagaje de toda la legislatura», concluyó el coordinador regional de Izquierda Unida.

Fotos

Vídeos