Gijón baila a ritmo de los 70 con el primer revival de las fiestas

El repertorio deleitó a los más nostálgicos con temas clásicos como 'Waterloo', 'Chiquitita' o 'Dancing Queen' Los 'imitadores oficiales' de Abba abrieron anoche el programa de conciertos de la Semana Grande

NACHO BARTOLOMÉGIJÓN.
Otro momento del concierto, anoche en Poniente. ::                             JOAQUÍN BILBAO/
Otro momento del concierto, anoche en Poniente. :: JOAQUÍN BILBAO

Gijón entró ayer en el túnel del tiempo para celebrar la primera de las noches de la Semana Grande. La primera parada, los años 70, en los que el bailoteo vivió su apogeo, y ABBA pulía suelas en las discotecas a ritmo de música pop.

ABBA Revival, un grupo español que recrea la música y escenografía del legendario cuarteto sueco, logró en Poniente lo imposible: volver a escuchar los pegadizos temas de la banda en directo, y que propios y extraños se sorprendieran tarareando más temas de los que creían conocer.

La muchedumbre afincada junto al escenario se encargó de agitar la apacible noche cantando y bailando temas como 'Mamma mia', 'Dancing Queen', o 'The winner takes it all'...

No hubo canción que se resistiera a Abel Jazz, Joan Costa, Anna Karina y Jasmina Azlor, que anoche fueron los álter egos de los cuatro componentes originales de ABBA, separados «temporalmente» desde hace dos décadas.

El conjunto de imitadores profesionales se ganó al público interpretando el repertorio del disco más vendido del grupo, 'ABBA Gold', que además de los grandes éxitos incluye también algunos que no lo fueron tanto, pero necesarios para darle un respiro al público, que quedaba mucha noche por delante: 'The name of the game' y 'One of us'.

Uno de los momentos más sentidos se vivió con 'Gimme Gimme Gimme (A man after midnight)', himno solterón por excelencia en el que no pocas volcaron contoneos y esperanzas con ansias de encontrar un 'Fernando', otro que tuvo su canción.

No faltó tampoco un clásico en castellano de la banda , ese 'Chiquitita' que poco tiene que ver con el eurovisivo tema de Daniel Diges, y menos con el 'Waterloo' que sí ganó el festival en el 76 y todo el gentío coreó cual ejército napoleónico bien organizado.

El público hizo tintinear el contenido de sus bolsillos con 'Money, money, money', un tema que ahora parece contener el secreto para salir de la crisis y daba gusto bailar en un concierto gratuito.

El 'Thank you for the music' acabó saliendo de dentro. Hay canciones por las que no pasa el tiempo.

Fotos

Vídeos