La lentitud de HC Energía le cuesta 257 expedientes

Las reclamaciones ciudadanas por la no emisión de facturas y la nula respuesta causaron la actuación de la Oficina de Consumo

SAILA MARCOSGIJÓN.

Tras la liberalización del sector eléctrico, la no emisión de facturas le costó a HC Energía la apertura de 257 expedientes por la Oficina de Consumo del Ayuntamiento. En concreto, recibió en el primer semestre de este año 276 quejas ciudadanas por la mala gestión de la empresa eléctrica a la hora de resolver las reclamaciones en las que se les demandaba el recibo correspondiente. Y esta tardanza de HC Energía provocó la apertura de los expedientes.

Así lo indicó ayer la concejala de Participación Ciudadana, Pilar Pintos, durante su comparecencia en la Fidma. «Casi todas los casos se resolvieron antes de que se finalizara la tramitación del expediente», aseguró Pintos. De las 276 reclamaciones recibidas durante los seis primeros meses del año, 19 no fueron admitidas, 87 acabaron archivadas una vez resueltas y 170 están todavía en tramitación.

La concejala ofreció también el balance de denuncias ciudadanas del primer semestre comparándolo con las del mismo periodo del año anterior. Destacó el incremento del 28,02% en las quejas relativas a internet y telefonía, el descenso de más de seis puntos porcentuales de las recibidas sobre el comercio minorista y servicios personales, y el aumento en un 24,17% en las de gas y electricidad.

Las quejas sobre transportes, vacaciones, hostelería y turismo cayeron en más de un 21%, al igual que las de automóviles, con 24 puntos porcentuales de bajada. Los servicios bancarios y de seguros descendieron también un 10,97%. La concejala de Participación Ciudadana aseguró que el Consistorio no tiene, en este último sector, competencia para tramitar las reclamaciones ciudadanas. Sólo pueden derivarlas al Banco de España e informar al ciudadano sobre el proceso de reclamación.

Ordenanza canina

Pintos explicó también la ordenanza municipal acerca de los lugares acotados para perros, cuya entrada en vigor está prevista para finales de año.

Ahora se encuentra en pleno proceso de tramitación y, según afirmó la concejala, «se han tenido en cuenta las sugerencias que hicieron los ciudadanos». En total, se recibieron 157 proposiciones de los vecinos de Gijón para regular el paseo de los canes por la ciudad.

La ordenanza contempla la acotación de 43 zonas de esparcimiento. Estarán delimitados por hitos separados de color naranja que permitirán el tránsito y en cada una habrá un panel informativo. Asimismo, «se editará un folleto con puntos concretos de la ordenanza. Incluirá una cartografía con las zonas para perros marcadas», avanzó Pintos.

El transporte en autobús de mascotas también suscitó quejas entre los ciudadanos. Algunos planteaban que las de gran tamaño también pudieran utilizarlo. Por último, la concejala apuntó que también se va a regular la medida de las correas.

Gatos callejeros

Muchas de las sugerencias recibidas por la concejalía estaban relacionadas con la legalidad de dar de comer en la calle a los gatos. «Había tantas a favor como en contra», comentó la edil. Este tema, precisó, también se zanja en la nueva ordenanza. «Se les podrá dar de comer siempre y cuando quede todo limpio», añadió.

Esta nueva ordenanza municipal está ahora mismo en trámite. «Primero se tendrá que llevar a la junta de gobierno, luego se someterá a Pleno para la aprobación inicial y por último, la exposición pública», explicó. Una vez concluida la exposición pública y durante el plazo de un mes se podrán hacer las alegaciones pertinentes. «Pero bajo cualquier circunstancia, entrará en vigor a finales de año», concluyó.