Ceceda dice adiós a «un amigo»

Cerca de un centenar de personas se dio cita en la iglesia para recordar a uno de los vecinos más queridos de la localidad El pueblo donde Luis Fernández-Vega pasaba su tiempo libre lo despidió ayer

LYDIA ISCECEDA.
En primer término, la viuda de Luis Fernández-Vega, Teresa Sanz, y los dos hijos del matrimonio, Luis y Maite; en segunda fila, segundo por la derecha, el hermano del oftalmólogo, Álvaro Fernández-Vega, acompañado del resto de familiares, durante la homilía. ::                             PABLO NOSTI/
En primer término, la viuda de Luis Fernández-Vega, Teresa Sanz, y los dos hijos del matrimonio, Luis y Maite; en segunda fila, segundo por la derecha, el hermano del oftalmólogo, Álvaro Fernández-Vega, acompañado del resto de familiares, durante la homilía. :: PABLO NOSTI

A las cinco y media de la tarde de ayer eran pocos los vecinos de Ceceda que no estaban delante de la iglesia parroquial de San Miguel para brindarle el último adiós al oftalmólogo Luis Fernández-Vega Diego, que falleció el pasado domingo en Oviedo y que fue uno de los vecinos más queridos de esta pequeña parroquia naveta, donde solía pasar los veranos y su tiempo libre y donde todos lo conocían. Así, no es de extrañar las muestras de cariño que recibieron sus familiares tanto a la llegada como a la salida del templo: su viuda, Teresa Sanz; sus hijos, Luis y Maite; y su hermano, Álvaro Fernández-Vega, que acudieron acompañados de nietos, primos y sobrinos.

Cerca de un centenar de personas se acercó a la pequeña iglesia, restaurada en parte gracias a la ayuda del propio Luis Fernández-Vega, para asistir a una sencilla y emotiva ceremonia oficiada por Diego Riesco Riesco, párroco de la localidad desde hace 32 años, quien recordó al fallecido oftalmólogo como «un hombre cercano, muy hospitalario, preocupado por la parroquia, muy abierto, alegre y que siempre estaba contando chistes».

Durante la homilía, Riesco recordó que Luis Fernández-Vega solía decir cuando estaba en Campuloto, la finca que la familia posee en Ceceda: «Gústame todo esto y todo lo que desde aquí contemplo», por lo que señaló que «ahora nos estará viendo y dirá: 'Gústame esta asamblea de amigos y familia que se ha reunido para despedirme'».

Y es que el funeral de Ceceda surgió de los propios vecinos de la parroquia, que solicitaron al párroco que preparara un adiós especial para el que fuera un enamorado de la localidad. Uno de los principales impulsores fue Gustavo Caso, más conocido por 'Tavo', amigo desde la infancia de Luis Fernández-Vega y quien aseguró que «el pueblo lo pide». Tampoco faltaron representantes del colectivo vecinal y del Mercáu Astur, que surgió gracias a la colaboración del oftalmólogo. Todos coincidían al señalar que Fernández-Vega «nunca se negó a nada que se le pidiera por el bien de Ceceda y de sus vecinos» y aseguraron que van a «echar de menos a una persona entrañable».

«Que brille la luz eterna»

Por su parte, el párroco, que durante el sermón deseó «que brille la luz eterna para Luis», explicó que «hubo varias etapas para restaurar la iglesia y colaboró en todas sobradamente». Además, tampoco quiso dejar de pasar la ocasión de referirse al oftalmólogo como «un gran profesional que no cobró nunca a los vecinos de Ceceda cuando fueron a su consulta».

Al funeral también asistieron varios representantes del Ayuntamiento de Nava, como el alcalde, Claudio Escobio, y los concejales Isabel Calleja, Benjamín Fernández y Juan Carlos Corte, o el edil popular y lagarero Juan Luis González de la Roza.

Fotos

Vídeos