Carreño para la extracción de tierra en El Cotarón destinada a ampliar El Musel

El Ayuntamiento ordena el cese cautelar de los trabajos, ya que Reasa carece de permiso municipal para la excavación de áridos

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.
Vista de la zona donde Reasa realiza la extracción de 400.000 metros cúbicos de materiales destinados a rellenos en El Musel. ::                             P. G.-P./
Vista de la zona donde Reasa realiza la extracción de 400.000 metros cúbicos de materiales destinados a rellenos en El Musel. :: P. G.-P.

El Ayuntamiento de Carreño comunicará a la empresa Recuperación de Escorias y Áridos, S.L. (Reasa) el cese cautelar de las extracciones de áridos que está llevando a cabo en El Cotarón y cuya finalidad es servir de relleno en las obras de ampliación de El Musel. El equipo de gobierno adoptó ayer esta medida después de haber efectuado una inspección a los terrenos donde se está acometiendo la extractiva. La concejala de Medio Ambiente, Melania Álvarez, recordó que la Alcaldía pidió a la empresa que probase que las obras que está realizando «se ajustan a la licencia inicial. Ahora, transcurrido un mes y sin haber recibido respuesta al respecto, debemos proceder con el cese», indicó.

Hasta el momento, la única comunicación que Reasa ha trasladado al Ayuntamiento es una resolución de la Dirección General del Agua y Calidad Ambiental, con fecha 28 de mayo de este año, por la que se autoriza dicha actividad. En dicho escrito, se expone que, con motivo de las obras de construcción del puerto del Musel, se necesita aportar materiales que sirvan de relleno y que dicho suministro ha sido contratado a Reasa. De esta manera, la empresa justifica los 400.000 metros cúbicos de tierras y rocas limpias procedentes de los acopios realizados hasta la fecha en las instalaciones del El Cotarón.

Una recuperación ambiental

Sin embargo, en el decreto de la Alcaldía del 4 de agosto se recuerda a la empresa que la autorización municipal concedida en 2006 tenía como objetivo la recuperación de unos terrenos degradados, pertenecientes a una antigua cantera. Para ello, se rellenarían con tierras procedentes de excavaciones. Una actividad que nada tiene que ver con las que se están llevando a cabo.

Por ello, advirtió a la firma mercantil que, de no justificar la vinculación de este tipo de extracciones con las acordadas, la falta de contestación «implicará la aceptación de las irregularidades señaladas en el informe técnico municipal, en cuyo caso se acordará la inmediata paralización de las obras».

Las extracciones fueron denunciadas por los partidos políticos de Carreño Unidá Nacionalista Asturiana (UNA) y Unión Independiente de Carreño (UICA), tras hacerse eco de las quejas formuladas por la Agrupación de Colectivos Asturianos (ACA). Estas agrupaciones advirtieron de que en el lugar donde se están realizando las excavaciones existen restos de un castro que corre riesgo de desaparecer. Otra denuncia es la falta del preceptivo informe preliminar de evaluación ambiental que exige la ley y del que carece a pesar de la autorización regional.