«Estamos haciendo un trabajo muy serio con el Campus de Excelencia: el dinero aparecerá»

«Cualquier empresa que quiera información del estado del proyecto la tiene a su alcance», asegura el vicerrector de Investigación

AZAHARA VILLACORTA AVILLACORTA@ELCOMERCIODIGITAL.COMOVIEDO.

«Estamos haciendo un trabajo muy serio con el Campus de Excelencia: tarde o temprano, el dinero aparecerá». El vicerrector de Investigación de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, hombre contemporizador donde los haya, lanzó ayer una llamada a la calma después de que el rector, Vicente Gotor, encendiese la mecha sobre la escasa implicación económica de las empresas que respaldan el proyecto que pretende colocar a la institución académica asturiana a la cabeza de las universidades españolas por derecho propio y liderar un cambio en el modelo productivo de la región basado en la I+D+i.

Si Gotor les pidió más fondos, algunos empresarios devolvieron la pelota al tejado del máximo responsable universitario reclamando un mayor impulso del plan de la institución.

Y ahora Santiago García Granda templa gaitas, convencido de que «las 75 empresas comprometidas con el proyecto invertirán en su momento, porque la Universidad cuenta con las cartas de compromiso de todas ellas». Y dice más el vicerrector en favor del sector empresarial asturiano: «No esperamos que vayan a poner dinero en el Campus de Excelencia sin tener proyectos concretos que les resulten interesantes y en los que vean oportunidades de negocio. Hay que tener en cuenta que hablamos de una cantidad que ronda los cien millones de euros y de planes de inversión a largo plazo».

Lo que ocurre, puntualiza, es que «nos encontramos en una fase previa», en la que la instalación prioritaria del Campus de Excelencia, el laboratorio marino que será el buque insignia del cluster de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático «se está viendo retrasado por los permisos que requiere».

Lo que rebate apasionadamente García Granda son las críticas de algunas empresas que aseguran desconocer el estado actual del plan como muestra de su desvinculación de un proyecto que requiere de su necesaria implicación: «No existe información general porque hablamos con las empresas en particular. Y no sólo asturianas. La información no se da de forma global porque no se puede por cuestiones de estrategia empresarial».

«Eso sí», apunta, «cada empresa sabe lo que queremos de ella y nosotros sabemos lo que cada empresa nos puede ofrecer. Estamos en constante comunicación tanto con ellas como con el Principado y los grupos de investigación. No estamos perdiendo el tiempo ni muchísimo menos. No queremos polémica con ellas, sólo colaboración, pero a nadie le negamos información sobre el estado del proyecto. La tienen a su alcance. Y el que no la tiene es que no se ha preocupado por tenerla. Esa es la realidad».

Como real es también que «la Universidad espera inversión empresarial. Porque hasta ahora sólo hay promesas. No compromisos monetarios». Deberá conseguirlos para llevar adelante un plan presupuestado en 109 millones de euros. Hasta el momento, sólo ha conseguido catorce y está a la espera de un nuevo préstamo de cuatro.

Un ambicioso plan

De 109 millones de euros

El plan de financiación del proyecto que se alzó con el sello de Campus de Excelencia para el periodo 2009-2012 está detallado al milímetro. De los 109 millones en los que está presupuestado el plan, 25 millones de euros procederán de fondos propios de la Universidad, más de 20 corresponderán a ayudas del plan regional de investigación, además de a financiación de empresas, mientras que más de 63 saldrán del programa de Campus de Excelencia Internacional.

Una exigua financiación

De 7,5 millones de euros

La convocatoria nacional lanzada a finales del pasado año por el Gobierno central concedió en la fase inicial del proyecto un préstamo de 7,5 millones de euros a la Universidad de Oviedo. Sin interés y con un plazo de amortización de 15 años. Los 7,5 millones se repartirán en cuatro partes: dos en 2010, con un montante global de 2,1 millones, y otras dos en 2011, por un importe total de 5,3 millones.

La Universidad ha distribuido los fondos casi a partes iguales entre la docencia y la investigación. De hecho, 3,7 millones serán destinados a actuaciones relacionadas con la mejora científica y con la transferencia de conocimiento y tecnología al sector empresarial como resultado de la investigación académica. En ese ámbito, se impulsarán infraestructuras de investigación y mejoras en la gestión investigadora, la creación de empresas de base tecnológica y una de las joyas del proyecto Ad Futurum y niña de los ojos del rector: la Escuela Internacional de Doctorado.

El resto de los fondos ministeriales, 3,8 millones, tendrán un destino más estudiantil, dirigidos sobre todo a mejorar las condiciones de implantación del Espacio Europeo de Educación Superior.

Un convenio con Gijón

De 6 millones de euros

Ayuntamiento de Gijón y Universidad de Oviedo firmaron un convenio en enero por valor de seis millones de euros. Tres se destinarán a la construcción del edificio de servicios científico-técnicos del campus gijonés. Otro millón de euros, a poner en marcha el laboratorio marino del cluster de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático y otros dos millones que se repartirán a razón de 500.000 euros al año entre 2011 y 2014 para el financiar masters y titulaciones y para el mantenimiento del campus.

Una segunda convocatoria

De 410.000 euros

La segunda convocatoria de Campus de Excelencia, en julio, le reportó a la institución 410.000 euros, a repartir entre el desarrollo de centros de Formación Profesional en los campus, crear escuelas de doctorado y de postgrado internacionales y adaptar la vieja Universidad a las exigencias de Bolonia.

Fotos

Vídeos