Lo que el turista no ve

Un grupo de artistas pide que se amplíen las visitas guiadas para exhibir también el arte contemporáneoDestacan el potencial de esculturas como 'Avilés', 'Punto de Encuentro', el mural de la Estación de Autobuses o el Centro del Acero

J. F. G.AVILÉS.
'Punto de Encuentro'. La escultura del artista cántabro Pepe Noja está ubicada en la rotonda que corona la avenida de San Agustín./
'Punto de Encuentro'. La escultura del artista cántabro Pepe Noja está ubicada en la rotonda que corona la avenida de San Agustín.

La estampa es habitual. Un grupo de turistas admira la espléndida fachada barroca del Palacio de Camposagrado, una de los paradas fijas en las visitas guiadas a Avilés. Todos están de espaldas a la plaza, sin percatarse de que justo detrás, Carreño Miranda les mira de reojo mientras traza un boceto de la misma imagen que están viendo sus ojos. El monumento en bronce del considerado mejor pintor asturiano de todos los tiempos, obra del candasín Santarúa, lleva allí diez años, pero la mayoría de los turistas del grupo no se percata de su presencia, o sí lo hace, nadie le explica lo que tiene ante sus ojos.

Lo mismo sucede con el mural cerámico del Centenario de las Fiestas del Bollo, de considerables proporciones. No forma parte de la visita, al igual que tantas y tantas obras y monumentos no tan clásicos, pero igualmente interesantes. Un grupo de artistas reclama que se incluyan en el circuito que recorren los turistas o que se creen visitas específicas a los distintos elementos del arte contemporáneo que se encuentran dispersos por la ciudad.

A unos pasos de la plaza de Camposagrado se encuentra el parque de El Muelle, un interesante conjunto de arquitectura urbana con sus esculturas, nueve estatuas mitológicas adquiridas en 1876 a una sociedad francesa, su fuente, y su quiosco de la música. A los turistas se les muestra la estatua erigida en honor a Pedro Menéndez, pero no el conjunto cerámico 'Recorrido' que se encuentra en este mismo parque y que conmemora el aniversario de la Escuela de Cerámica, ni tampoco el 'Bosque Encantado', mural de Carlos Suárez que adorna la Estación de Autobuses a pocos metros de este parque.

Las visitas guiadas parten de la antigua cárcel, en la calle Ruiz Gómez, un edificio que ya de por si merece que alguien cuente su historia. Adosado a él está la escultura 'Eslabón', de Pepe Noja, y en la plaza situada en la parte posterior el mural cerámico 'Pasionarias', el mural pictórico 'Cubavilés' y el busto de José Martí. Un poco más abajo descansan las hélices regaladas por la ciudad de Saint Nazaire con motivo del hermanamiento con Avilés. Desde allí se ve el Niemeyer y también renovado puente de San Sebastián, con sus colores arco iris, que bien merece unos minutos de atención.

No muy lejos, en la fachada del Teatro Palacio Valdés, otro edificio imprescindible en toda visita a la ciudad, está la escultura 'Entre bambalinas', de Fidel Pena, y el busto de Armando Palacio Valdés de Mauro Álvarez. La plaza de los Hermanos Orbón es otro lugar de especial interés, al igual que El Palacio de Balsera, sede del Conservatorio. Y están aquí, en el mismo centro.

Esculturas

Bien merece dar un paseo hasta llegar a la escultura 'Punto de Encuentro', de Pepe Noja, y asomarse a la ría para detenerse en 'Avilés', de Benjamín Menéndez, popularmente conocida como 'los cuernos', emblema del nuevo Avilés. También es de este artista local la escultura 'Trecho', en la glorieta de Los Canapés.

'El hombre que escucha la piedra', del también avilesino Ignacio Bernardo, está en Cabruñana, cerca de pavimento cerámico que Elisa Torreira colocó a la entrada del Hospital Avilés. En el Parque de Ferrera, otro símbolo de la ciudad, destaca el 'Tejo herido', del Rubio Camín, autor también de 'Ara', en el polideportivo de Los Canapés.

Un poco más lejos del centro están el Instituto Tecnológico del Acero, verdadero hito de la arquitectura contemporánea, y el cementerio de La Carriona, con su conjunto monumental, que bien podría detallarse en una guía turística. Las nuevas esculturas situadas en la ría tampoco son mencionadas durante las visitas guiadas.

Los artistas contemporáneos de la comarca se sienten olvidados. Quieren que quien llegue a Avilés conozca su aspecto monumental, pero también su importante movimiento cultural contemporáneo que en los últimos años ha sembrado la ciudad de arte. Sin conocer también este aspecto de la villa, la visión que se llevan los turistas no es del todo real.

Fotos

Vídeos