Una explosión en un horno de baterías de cok causa gran alarma

No se registraron heridos y los daños materiales fueron de escasa consideración, sin afectar a la producción

FERNANDO DEL BUSTOAVILÉS.

Una fuerte explosión en baterías de cok alarmó a primera hora de la mañana de ayer a toda la ciudad. El fuerte sonido se pudo escuchar perfectamente a las 9.25 horas de la mañana desde distintos puntos de la ciudad e incluso de la comarca. Por causas que aún se investigan por parte de ArcelorMittal, en ese momento se produjo un fuerte estallido en el horno de calentamiento de benzol mientras se realizaban tareas de mantenimiento en él.

Según informaron desde la empresa, uno de los motivos de este incidente pudo ser la acumulación de gas de cok en el interior de esa zona de las instalaciones. Afortunadamente, no se registraron daños personales. Además, los daños materiales «no fueron excesivos» según indicó un portavoz de la multinacional. De hecho, desde ArcelorMittal aseguran que durante la mañana la instalación retomó la producción con normalidad.

Las mismas fuentes explican que el sonido se pudo escuchar en diferentes puntos de la comarca puesto que el sonido de la onda explosiva salió por la chimenea y paredes laterales de la instalación. En la zona más cercana, los vecinos aseguran que llegaron a moverse las viviendas por la intensidad de la explosión. La proximidad de baterías de cok a la ciudad provoca que cualquier incidencia se aprecie sin ningún tipo de problema. En este caso, el ruido alarmó a numerosas personas que no dudaron en llamar a la redacción de LA VOZ DE AVILÉS para tratar de conocer el alcance de la fuerte explosión, temiendo que pudiera haber heridos.

La importancia que tiene baterías de cok tanto para la actividad siderúrgica en la región, como en la generación de empleo directo en la ciudad y en el movimiento portuario de Avilés no impide que exista un intenso debate social sobre la conveniencia o no de su continuidad en el actual emplazamiento.

Lo cierto es que incidentes como esta explosión dan argumentos a las voces favorables al cierre de esta instalación.

Más aún cuando este mes se conoció que el Principado de Asturias había sancionado a Arcelor por los retrasos en la aplicación de medidas de corrección medioambientales en las baterías de cok.

Tampoco se puede olvidar la explosión registrada el pasado 1 de julio en los exhaustores de hornos de cok, donde se produjeron dos heridos leves y daños en las instalaciones, si bien baterías de cok recuperó la normalidad a los pocos días.