Avanza el diseño del cambiador que abre los carriles del AVE a los mercancías

R. M.OVIEDO.

Al principio sólo estaba el servicio AVE, es decir, un tren de pasajeros con ejes fijos. Eso le impedía circular por otras vías que no fueran las de ancho internacional (esto es, con los carriles separados por 1.435 milímetros). El advenimiento de los trenes de rodadura desplazable (que prestan los servicios Alvia o Altaria) solventó ese límite, al permitir ensanchar o estrechar los ejes según se circule en ancho internacional o en el convencional (1.668 milímetros).

La misma transición están a punto de vivirla los trenes de mercancías. El estreno de la línea de Barcelona a la frontera francesa pondrá por primera vez en circulación convoyes de carga con ejes de ancho internacional. Pero como todavía harán falta décadas para que la red nacional y el parque se acomoden a estas posibilidades, el sector ferroviario está trabajando en una solución intermedia: trenes de mercancías capaces de circular en ambos anchos.

La puerta a ello la está abriendo el proyecto 'Unichanger', que tiene consorciados a los dos fabricantes de cambiadores de ancho (Caf y Talgo) bajo la batuta del Adif. El objetivo es conseguir nuevos cambiadores de ancho más económicos que los actuales y con mejores prestaciones. El cambiador de ancho que, por ejemplo, utilizan ahora los servicios Alvia Gijón-Madrid a la altura de Campo Grande se considera de segunda generación. Hace unos días entró en fase de pruebas una instalación de tercera generación, de nombre TCSR03, en Roda de Bará (Tarragona).

Los resultados del experimento permitirán avanzar el diseño de los cambiadores definitivos, de cuarta generación, los TCSR04. Este modelo «permite incorporar en una sola plataforma cuatro sistemas de cambio de ancho, dos de ellos de mercancías», detalla el director general del Adif, Alfonso Ochoa.