El HUCA abrirá a mediados de 2012

El gerente del Hospital Central cifra en 138 millones de euros el coste de la equipación informática y tecnológica

L. FONSECAGIJÓN.
Mario González, gerente del Hospital Central, ayer, en La Lupa. ::
                             N. E./
Mario González, gerente del Hospital Central, ayer, en La Lupa. :: N. E.

Mediados de 2012. Quédense con esa fecha porque será cuando el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) comience a recibir, ya en La Cadellada, a sus primeros pacientes. Lo adelantó ayer el gerente del HUCA, en el programa La Lupa, de Canal 10. Mario González reveló que no será hasta la mitad de 2012, aproximadamente, cuando el futuro complejo sanitario esté en condiciones de abrir sus puertas y, por ende, sus habitaciones de hospitalización y sus quirófanos.

Porque antes de que el HUCA pueda cobijar a sus primeros enfermos -y previa finalización de la obra civil el próximo 31 de diciembre- habrá que poner en marcha un complejo proceso de instalación de equipos y mobiliario. Así lo explicó Mario González, que aseguró que en La Cadellada entre el 75 y el 80% del material será nuevo. Junto al aparataje tecnológico habrá que instalar y probar también el sistema informático y digital, una de las piezas básicas del futuro HUCA que le convertirán en uno de los primeros hospitales españoles que funcionará sin papeles. Tan «vital» es para La Cadellada la informatización, que el periodo de formación de la actual plantilla del HUCA (la que luego se mudará al nuevo emplazamiento) «nos llevará entre 16 y 18 meses», reconoció el gerente.

Así las cosas, 2011 estará dedicado casi en exclusiva a montar el HUCA por dentro. No obstante, González precisó que hay aparatos que ya han sido comprados, puesto que deben ser instalados mientras se desarrollan las obras de construcción. Es el caso de los aceleradores lineales de radioterapia.

Una vez culminado el proceso de implantación de equipos se iniciará otra fase igual de compleja: el traslado del viejo al nuevo hospital. De ahí que el gerente estime que el HUCA no podrá iniciar su actividad hospitalaria hasta el horizonte de mediados de 2012.

Historia clínica electrónica

A preguntas de Juan Neira, director de La Lupa, el gerente del complejo sanitario desveló también el coste total que supondrá equipar el HUCA. Serán 138 millones de euros. 95,7 millones corresponden a equipamiento tecnológico y mobiliario. El resto va asociado a los lotes informáticos que permitirán que La Cadellada funcione con historia clínica electrónica o que los médicos apunten sus apreciaciones clínicas en un ordenador de bolsillo.

Mario González no duda de que el HUCA «será uno de los mejores hospitales de España». Indicó, en este sentido, que «el nivel de compromiso económico del Gobierno del Principado hacia el HUCA es el que ha permitido que el futuro hospital llegue a alcanzar las cotas más altas» en materia de tecnología y digitalización.

Problemas de distancia

El único handicap que González le ve al diseño de La Cadellada «son las distancias». En todo caso, indicó, «es un problema inherente a todas las grandes instalaciones hospitalarias. No se puede ofrecer servicios confortables y amplios que no ocupan espacio».

El HUCA dispondrá de 1.100 camas. De ellas, entre el 40 y el 50% serán de uso individual. En La Cadellada habrá menos camas que en el actual Hospital Central, donde hay disponibles 1.300 plazas. La tendencia, explicó González, «es aumentar el número de procesos ambulatorios». Uno de los retos a los que se enfrenta el HUCA es reducir su estancia media (el tiempo medio en el que los enfermos permanecen ingresados). «Estamos por encima de la media de otros hospitales. Es algo que tenemos que corregir».

En cualquier caso, el gerente del Central advirtió que en La Cadellada no se trabajará como en El Cristo. «La dinámica de trabajo no estará centralizada en la hospitalización», aclaró. La gestión clínica, que el hospital ya comenzó a aplicar, será el eje del futuro centro sanitario. «El hospital debe diseñarse y debe trabajar al servicio de los pacientes. El enfermo debe sentirse tan bien que cuando le demos de alta nos diga que ha estado como en casa», detalló Mario González.

El gerente animó a los asturianos a visitar las obras del HUCA. «Es una experiencia única y muy bonita», dijo. Ayer, responsables de la Agrupación Socialista de Gijón estuvieron en La Cadellada viendo la evolución de los trabajos. La delegación estuvo encabezada por José Manuel Sariego, secretario general del PSOE de Gijón, y Eduardo Sánchez Guardado, secretario de Sanidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos