Cabrera defiende el proyecto de la Ronda Norte ante la denuncia de los ecologistas

Y. L.AVILÉS.

«Hay veces que parece que se quiere que volvamos a la época de los dinosaurios y los trogloditas». Antonio Cabrera, presidente de la Asociación de Vecinos de Jardín de Cantos, se refería así a los ecologistas, que han planteado ante el Principado que el estudio realizado sobre el impacto de la Ronda Norte es «superficial».

«No se puede entorpecer todas las operaciones en la comarca por supuestos ataques al medio ambiente», afirmó el presidente vecinal. Y es que, según indicó, para los vecinos de esta zona del concejo, «es fundamental la construcción de la Ronda Norte y vamos a pelear por ello».

El Principado planteó su intención de construir esta carretera de acceso al Puerto hace diez años. Después de que se presentara el proyecto que discurría por Raíces y que se echara para atrás por la Junta del Principado, el pasado mes de marzo el Ministerio de Fomento aceptó la nueva alternativa que plantea el Principado y que discurre por el término municipal de Avilés. Desde entonces, no se ha vuelto a informar sobre este proyecto por parte de la administración regional y los Presupuestos Generales del Estado no incluyen partida alguna para su ejecución.

«No vamos a permitir que nos sigan tomando el pelo», advirtió Cabrera. En noviembre iniciará una ronda de contactos con partidos políticos, sindicatos y entidades vecinales en busca de consensos a la hora de «presionar para que Avilés recupere la dignidad que tiene que tener y deje de ser el último vagón».

El presidente de la asociación de Jardín de Cantos cree que el tiempo de proyectos ya ha pasado y que «es el momento de comenzar la ejecución de un proyecto que es imprescindible para la ciudad».

Fotos

Vídeos