«Gijón no debió pleitear por el desmonte de Aboño»

El alcalde de Carreño aplaude que el criterio medioambiental haya prevalecido sobre el económico en la decisión del Supremo

L. MAYORDOMOGIJÓN.
El alcalde de Carreño, el socialista Ángel Riego, en el plató del programa 'La Lupa' de Canal 10. ::                             J. SIMAL/
El alcalde de Carreño, el socialista Ángel Riego, en el plató del programa 'La Lupa' de Canal 10. :: J. SIMAL

La del Ayuntamiento de Carreño contra el Ministerio de Fomento, en la cuestión del desmonte de Aboño, ha sido como la lucha de David contra Goliat. La de una pequeña corporación municipal contra el gigante de la Administración central. Pese a lo descompensado de las fuerzas, Carreño ha logrado una primera victoria. A principios de este mes, el Tribunal Supremo dictó un fallo por el que ordenaba la suspensión cautelar del Plan de Utilización de Espacios Portuarios de El Musel, lo que supone la paralización del desmonte del Alto Aboño, una obra que, no obstante, aún no había sido iniciada.

El alcalde carreñense, el socialista Ángel Riego, se felicitó ayer de que el fallo del Supremo -al contrario del sentido de las decisiones anteriores de la Audiencia Nacional- haya tenido en cuenta los criterios medioambientales por encima de los económicos. Lo hizo durante la entrevista concedida al programa 'La Lupa', de Canal 10, dirigido por Juan Neira, en la que también lamentó la postura del Ayuntamiento de Gijón. «No debería haber entrado en este pleito», contestó de forma escueta cuando fue preguntado por la distinta posición adoptada por dos administraciones de idéntico signo político y, además, vecinas. Y a renglón seguido, tras subrayar que «nuestra intención no era entrar en disputa con nadie» y que «nunca hemos cerrado la puerta al entendimiento y al diálogo», insistió: «Nosotros tenemos el derecho legítimo de defender nuestros intereses».

Fue un argumento en el que se extendió el alcalde de Carreño. Y lo hizo partiendo de un razonamiento sencillo: «Si a un particular que pretende mejorar una finca de su propiedad se le requiere un informe de impacto ambiental, la aprobación por parte de la CUOTA y multitud de permisos, máxime si está afectado por el Plan de Ordenación del Litoral de Asturias (POLA), con más razón se le han de exigir a un proyecto que contempla actuar sobre una superficie equivalente a 32 campos de fútbol».

El Ayuntamiento de Carreño, «de forma unánime por parte de todos los grupos municipales», pidió desde un principio la nulidad del Plan de Utilización de Espacios Portuarios porque éste carecía de una Evaluación de Impacto Ambiental. La Audiencia Nacional desestimó cada uno de sus planteamientos, pero ahora el Tribunal Supremo argumenta que la ausencia de esa evaluación obliga a ser «más exigente con la protección ambiental» a la hora de analizar las medidas cautelares. Y añade que los diferentes informes que dejan constancia de la necesidad de preservar los intereses medioambientales de la zona «nos mueven de forma irremisible a adoptar la medida cautelar solicitada». Es decir, la paralización del desmonte de Aboño.

«Ahora la cuestión ha vuelto al principio», explicó ayer Ángel Riego, «aunque con un fallo del Supremo que determina que, en estos momentos, ese terreno ya no pertenece al espacio portuario de Gijón».

En la Audiencia Nacional continúa «el tema de fondo que nos preocupa»: el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra la modificación del Plan de Usos. El regidor carreñense cree que podría estar resuelto «en cuestión de seis meses o un año, como máximo». Y es optimista. Después del fallo favorable del Tribunal Supremo, está convencido de que la sentencia de la Audiencia Nacional seguirá esa senda y será propicia a sus intereses.

También sobre la cuestión se pronunció ayer -precisamente unas horas antes- la alcaldesa de Gijón. Paz Fernández Felgueroso descartó que el Ayuntamiento vaya a recurrir las medidas cautelares dictadas por los tribunales a instancia del Consistorio de Carreño.

Problema de lindes

En el repaso de los asuntos municipales que han enfrentado a ambos ayuntamientos, también salió a relucir en la entrevista concedida a Canal 10 el deslinde sobre la explanada de Aboño, que el Principado resolvió hace un año asumiendo los criterios del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Riego no ocultó su oposición al informe que, al final, sirvió para establecer el nuevo límite territorial entre los dos concejos en el eje de la ría de Aboño.

Y ya ciñéndose a cuestiones de ámbito local reconoció que «una de mis ilusiones para la próxima legislatura es conseguir una escuela de 0 a 3 años, porque tiene una importante demanda».