Cine, música y ajedrez se dan la mano en 'Ivory Tower'

La propuesta de Adam Traynor, co-escrita con el también músico Chilly Gonzales y la directora Céline Sciamma, podrá verse hoy a las 17 horas

ALEJANDRO CARANTOÑAGIJÓN.
Traynor, en el Dindurra ::
                             P. UCHA/
Traynor, en el Dindurra :: P. UCHA

Nada en 'Ivory Tower' ('Torre de marfil'), película de debut con la que Adam Traynor participa en el Festival de Cine, parece convencional escuchándole hablar.

Se trata de una cinta que nace del siempre sugerente maridaje entre música y cine, ya que «todos los que participamos venimos del lado musical del arte; y todos hemos trabajado como una familia».

De hecho, Traynor confiesa, algo nervioso, que es su «primera rueda de prensa. Bueno, la primera no, pero nunca lo había hecho sin una marioneta...» ¿Una marioneta? Sí: el director proviene del grupo de hip-hop y electrónica Puppetmastaz, que realiza todas sus actuaciones escudándose en estas curiosas caretas.

Los protagonistas, interpretados por músicos (Tiga, Peaches y Chilly Gonzales) conforman un triángulo amoroso que orbita sobre una metáfora no menos original: el «jazz chess» («ajedrez jazz») que constituye la base de la cinta. «Juegan por el puro placer estético de jugar, no hay ganadores. Existe porque sí, como opuesto a la competición».

Para rematar tan curioso planteamiento, el director deja caer algunas escenas: una en la que, por milagros del montaje, el repiqueteo de las fichas suena como música, casando con la banda sonora; otra, en la que Peaches maneja un violín mediante un traje -como si se tratase de una marioneta...-.

«La manera de narrar la película fue surgiendo de la improvisación o de la necesidad, incluso, en las distintas fases de la producción. No sé si se podrá aplicar a otros proyectos, pero quiero pensar que he encontrado un estilo y me gustaría seguir trabajándolo».