El Feve Oviedo rompe su racha de triunfos en su feudo al caer ante el Lan Mobel

R. G.OVIEDO.

El Feve Oviedo Baloncesto sufrió su primera derrota en el polideportivo de Pumarín tras más de año y medio invicto en su feudo.

El Lan Mobel, que llegaba a Oviedo en busca de reconducir su mal comienzo de temporada,

se puso por delante en el marcador desde el inicio sin dar opción a los locales, que no tuvieron su día ni en defensa ni en ataque. Los vascos estuvieron muy acertados en el tiro, con un 71% en lanzamientos de dos, y supieron romper la ayer frágil defensa carbayona.

El primer cuarto fue de tanteo y con muchos puntos. Los vascos acabaron seis arriba y demostraron que no iban a ser convidados de piedra. El Feve lo intentaba, pero no era capaz de dar caza a los de Jon Txakartegi.

Tras el descanso parecía que el equipo salía centrado en la remontada. Tony Tate robó el balón y junto a Rubén Suárez y O'Leary llevó una espectacular contra que acabó con mate del alero americano.

Poco después se igualaba el marcador, pero a renglón seguido un parcial de 0-7 daba una sustancial ventaja de los de Azpeitia, que en el último cuarto sentenciaban con ocho tantos consecutivos, que ya dejaban a los ovetenses sin opciones.