elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 8 / 19 || Mañana 12 / 20 |
más información sobre el tiempo

Cultura

Fuerza dramática

23.11.10 - 02:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Aunque no es una ópera larga -dura algo menos de dos horas -, no es habitual la representación de 'Katia Kabanova', de Janacek, sin un descanso. En esa continuidad había una clarísima intención expresiva: que la tensión acumulada no perdiese expresividad hasta el desenlace. Y se consiguió. La atmósfera agobiante impregna, pese a inestables reposos cadenciales de la música, toda la ópera. La concepción escénica de Tim Albery tiene aspectos positivos, como el subrayar la atmósfera lóbrega, pero se le puede achacar que una visión en blanco y negro omite algo que se resalta en la partitura y el libreto de la ópera de Janacek: la visión animada de la naturaleza. El río Volga, los pájaros... son espacios abiertos difuminados en la puesta en escena de Albery.
Sí se recogen estas alusiones a la naturaleza en puntuales paisajes sonoros orquestales. Precisamente, la cualidad más destacada de la representación de Katia es la atractiva y variada interpretación musical dirigida por Valdés. Los contrastes entre las sonoridades aceradas y la dulzura de maderas y cuerdas; la claridad de los motivos que se reiteran en la obra; los colores masivos de brocha gruesa frente a un timbre individual -un clarinete, un acorde en las flautas - y sobre todo la incesante oscilación de los tiempos son como el ritmo y los latidos del corazón de la obra. En esa tensión sin tregua, me recordó a la versión musical que Valdés hizo hace años con la 'Electra' de R. Strauss. Entre las voces protagonistas, Janice Watson refuerza en su actuación los variados perfiles psicológicos y la variedad emocional de Katia. La Watson más lírica y misteriosa fue la de la escena de amor, de finales del segundo acto. La más patética, la de la despedida de Boris, personaje al que da vida Ludovit Ludha, previa al trágico desenlace. Fue muy atractiva la versión de la canción de Kudriash, interpretada por Finnur Bjarnason en uno de los pasajes de raíz folclórica; Stella Grigorian le dio al personaje de Varvara un soplo de aire fresco notable en una obra a veces claustrofóbica. Entre los personajes malvados, Agnes Zwierko realiza una interpretación hierática que difumina el papel dramático de la Kabanija, mientras que el bajo Vladimir Matorin reafirma con su voz y su actitud altanera el personaje de Dikoi. La valoración musical es altamente positiva. La aparente dureza de la obra no es obstáculo para una progresiva capacidad de emocionar. Y 'Katia', estremece y emociona.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.