Para todos los paladares

Los expertos gastronómicos apuntan a «una mayor experiencia, que se traduce en más rigor» de los participantes El certamen arranca con el recorrido del jurado por los locales

J. ESCUDEROGIJÓN.
Francisco José Álvarez, Ismael Fernández y María José Fernández comentan un pincho. ::                             PALOMA UCHA/
Francisco José Álvarez, Ismael Fernández y María José Fernández comentan un pincho. :: PALOMA UCHA

«Sin iniciativas de este tipo, ¿qué vendemos en meses como noviembre o febrero?». Con una cierta impaciencia y, sobre todo, con muchas ganas de aumentar las ventas durante esta semana, los hosteleros de los 84 establecimientos participantes en el III Campeonato de Pinchos de Gijón dieron comienzo ayer a esta iniciativa gastronómica que ya se ha consolidado en la oferta turística de la ciudad. Sin tiempo que perder, los gijoneses ya aprovecharon el primer día de este certamen para acercarse a los bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, pizzerías, cervecerías, vinotecas y sidrerías para degustar las primeras delicias e intentar completar en estos seis días los itinerarios previstos en el gastromapa.

Los primeros en estrenar el III Campeonato de Pinchos de Gijón fueron el concejal de Promoción Económica e Innovación, José María Pérez; el gerente de la Sociedad Mixta de Turismo, Joaquín Miranda, y el presidente de la Asociación de Hostelería de Gijón, Ricardo Álvarez. Todos ellos abrieron el certamen gastronómico en Cucurrabucu, ganador de la pasada edición, que este año ha preparado un mejillón en escabeche. Pérez destacó que esta iniciativa servirá para abrir un año en el que la ciudad batirá su récord de eventos gastronómicos. «Gijón es uno de los principales centros gastronómicos del país. Este año llevaremos a cabo más de una jornada gastronómica al mes, a las que hay que sumar media docena de eventos singulares, además de las iniciativas privadas», explicó.

Ya por la tarde fue el turno para el jurado del III Campeonato de Pinchos de Gijón, que recorrió los diferentes establecimientos dividido en varios grupos. Todos los miembros del jurado valoraron este tipo de certámenes como una gran posibilidad para que los establecimientos se llenen durante la temporada baja. «A la gente hay que darle iniciativas de este tipo en estos meses para incitarlos a salir de casa», opina el vicepresidente de la Asociación Asturiana de Sumilleres, Francisco José Álvarez, al tiempo que reconoce que en esta tercera edición percibe «una mayor experiencia que se traduce en más rigor».

Ismael Fernández y María José Fernández Campos lo acompañaron en el recorrido por los locales de Cimadevilla y pudieron comprobar en persona el aumento de clientes en estos locales. «Se nota que los jóvenes siguen el gastromapa», apunta la directora de la Escuela de Hostelería de Gijón. Por su parte, el cofrade cataquesos apunta que estos certámenes de pinchos «no sólo están cuajando en las grandes ciudades, sino también en otras villas del Principado».