Carreño debatirá de nuevo la toponimia de Guimarán por petición vecinal

El acuerdo municipal será trasladado a Cultura para que, de forma «excepcional», adopte una decisión sobre el nombre de la parroquia

PEPE G.-PUMARINOCANDÁS.

Los vecinos de Guimarán han recogido 110 firmas para que el Ayuntamiento gestione el cambio del topónimo Quimarán, que es el que figura en la actualidad, por el de Guimarán. La Alcaldía ha decidido atender esta iniciativa vecinal y abordará la modificación en el Pleno de mañana con el fin de llegar a un consenso. La decisión que se adopte será trasladada a la Junta de Toponimia, dependiente de la Consejería de Cultura, para su evaluación. Este fue el acuerdo alcanzado ayer en la reunión que mantuvieron la directora general de Política Lingüística, Consuelo Vega, y el alcalde de Carreño, Ángel Riego, en la que también estuvo presente el concejal de Cultura, Paulino García. En el transcurso del encuentro, los representantes municipales expusieron a Vega la polémica suscitada en torno a la toponimia de Guimarán. Una controversia a la que no es ajeno el Partido Popular, que mediante una moción, solicitó que se recuperara el nombre de Guimarán y éste sustituya a Quimarán.

En el transcurso del encuentro, Consuelo Vega manifestó que el hecho de que la Junta de Toponimia analice la propuesta es algo «excepcional». En este sentido, recordó que la denominación de Quimarán fue avalada hace cinco años por la corporación municipal de entonces, quince asociaciones vecinales del concejo y la propia Junta de Toponimia.

Igualmente, la directora general de Política Lingüística señaló que también hubo entonces un periodo de alegaciones y, durante ese tiempo, tampoco hubo quejas al respecto. Teniendo en cuenta estas circunstancias, abundó en la «excepcionalidad» de que se estudie el caso. Vega señaló que, dentro de la tramitación del proceso de recuperación de la toponimia de Asturias, Carreño fue uno de los primeros municipios de la región donde se llevó a cabo este trabajo. Y, según añadió, se empleó mucho tiempo. Así, el equipo encargado de su elaboración efectuó numerosas consultas en la zona rural antes de confeccionar el catálogo general del concejo.

No hubo alegaciones

Por esta razón, Consuelo Vega considera que, una vez finalizada la toponimia, la Junta no adopta con facilidad modificaciones al respecto. No obstante, agregó, que, en esta situación, se estudiará y revisará la propuesta, aunque no se puede adelantar nada al respecto sobre si será favorable o no a las peticiones vecinales. En opinión de la directora general, el conjunto de los nombres propios de los pueblos requieren «una permanencia más que un debate permanente». También se mostró disconforme con las posturas políticas contrarias a la toponimia. De hecho, indicó que, cuando se aprobó el proyecto de ley en la Junta General del Principado, fue respaldado por todos los partidos políticos.

Asimismo, Vega puso de relieve que, hasta el momento, la Junta de Toponimia lleva aprobados más de 18.000 nombres propios de la región en 45 concejos, sin que hasta el momento se hayan suscitado otras quejas que no sean las que se llevan a cabo durante el periodo de información pública.

Con todo, la directora general de Política Lingüística incidió en la «excepcionalidad» de la petición, «cuya decisión final será la que adopte la Junta tras revisar la propuesta que traslade la corporación carreñense». En referencia al origen de la denominación de Guimarán, el que fue cronista oficial de Carreño, Marino Busto, afirma que procede de Wimarano, hermano de Fruela. Por contra, los expertos defienden que la 'Q' de Quimarán es más reciente y es resultado de la evolución del propio topónimo.

Fotos

Vídeos