Ramón Quirós: «En Sanidad nos toca hacer cosas dolorosas»

El consejero afirma que, pese a la bajada en el presupuesto, «no se recortarán prestaciones». Habrá ajustes en farmacia y se congelará la contratación de personal

L. FONSECAOVIEDO.
El consejero de Salud, Ramón Quirós, ayer, a la llegada a la reunión del Consejo de Gobierno. ::                             M. ROJAS/
El consejero de Salud, Ramón Quirós, ayer, a la llegada a la reunión del Consejo de Gobierno. :: M. ROJAS

Tras el histórico recorte que el Principado aplicará por vez primera en la sanidad pública, cifrado para 2011 en un 5,79%, ayer fue el turno de las explicaciones. También, de las advertencias. El consejero de Salud no se anduvo con vueltas y, fiel al estilo imprimido en esta legislatura, alertó de que «en Sanidad nos toca hacer cosas dolorosas». Para Ramón Quirós se acabó el tiempo de la reflexión: «Hay que pasar a la acción», dijo. Y lo dijo delante de decenas de expertos sanitarios y de gestión de todo el país que ayer se dieron cita en Oviedo en las jornadas que sobre 'Desarrollo autonómico, competitividad y cohesión social en el Sistema Sanitario' organizó el Consejo Económico y Social (CES) del Principado.

Un día después de que se conociera que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) dispondrá el próximo año de 90 millones de euros menos (la cuantía desciende a 30 millones si se toma como elemento de partida el presupuesto de 2010 corregido a la baja el pasado junio), el titular de Salud avanzó algunas de las medidas que se tomarán a lo largo del próximo año a raíz del ajuste. Como punto de partida, Quirós insistió en que no habrá recortes de servicios. Minutos antes, ya había hecho lo propio la consejera portavoz del Gobierno, Ana Rosa Migoya, que negó recortes en los servicios públicos. «Lo tenemos muy estudiado. No se quitarán prestaciones», explicó Quirós a EL COMERCIO. Habrá, eso sí, que «prescindir de lo innecesario. Va a costar, pero se puede hacer», abundó.

En 2011 se congelará la contratación de personal. Se mantendrá el nivel de este año. No más. También habrá restricciones en el gasto de farmacia. ¿En qué? «En aquello que no sea necesario y no dé ganancias en salud», indicó el consejero que no fue mucho más allá. Lo que dejó claro es que los tiempos han cambiado. «¡Claro que es un descenso histórico!», reconoció al ser preguntado por la trascendencia del recorte económico en el ámbito sanitario. «Pero es que estamos viviendo un momento histórico, que nos está hablando de algo más. Ante esa situación, no es sostenible hacer las cosas como se venían haciendo hasta ahora. Cambiar es una responsabilidad de primer orden», se explayó.

Habrá inversiones que se salvarán del recorte. Son las que la Consejería de Salud considera prioritarias. De momento, Quirós apuntó algunas: «El equipamiento y la informatización del nuevo HUCA, el hospital de Mieres, los centros de salud que ya estén en marcha y la inversión vinculada a nuevos sistemas de información en Especializada y Primaria como la historia clínica y la receta electrónica». Las nuevas acciones serán casi inexistentes en 2011.

Salud introducirá también cambios a nivel organizativo y en políticas de compra. Pese a la merma en los fondos, el consejero indicó que afrontaba 2011 «con la ilusión de poder seguir manteniendo un buen sistema público que es patrimonio de todos».

Euros que cuestan más

Destacó, a su vez, que «el sistema sanitario público se financia con impuestos y cada euro que gastemos lo vamos a pagar todos con nuestros impuestos. Y en esta situación de crisis económica, cada euro que gastemos nos va a costar mucho más de un euro conseguirlo». En este punto, Ramón Quirós aprovechó para pedir la colaboración e implicación de los profesionales y también de los usuarios: «No vale que porque un médico esté cabreado con el consejero tire de receta o que un paciente que vaya a urgencias exija que le hagan un TAC porque le duele la cabeza».

Quirós habló de forma muy directa a la ciudadanía, a la que agradeció su esfuerzo, pero a la que también conminó a «posponer lo que pueda esperar». Recordó, en este sentido, algo que dijo el pasado miércoles en el seno del Consejo de Salud, donde presentó el presupuesto del Sespa: «Aquí hay gente que tiene un piso porque disponemos de un sistema sanitario público, porque si no, las personas mayores, sobre todo a partir de los 40 ó 45 años, tendrían que tener un recurso sanitario (privado) que le cubriera cualquier tipo de contingencia. Eso le obligaría a retraer dinero de sus recursos personales y familiares, como ocurre en Estados Unidos, donde la sanidad pública no te atiende hasta que estés en la ruina».

Fotos

Vídeos