Pilar Sánchez Vicente llega al género negro

E. C.GIJÓN.
Pilar Sánchez Vicente, en la presentación en el Barjola. ::
                             J. BILBAO/
Pilar Sánchez Vicente, en la presentación en el Barjola. :: J. BILBAO

«Este libro es la historia de una pasión», la que siente su autora la escritora Pilar Sánchez Vicente (Gijón, 1961) por el género negro. Tras sus primeras incursiones en el mundo de la literatura con novelas históricas, con 'Operación Drácula' que ayer presentaba en un abarrotado Museo Barjola, la gijonesa da un giro en su carrera de escritora. «Ha sido un reto difícil, pero apasionante ya que crecí con el género negro». El libro mantuvo durante año y medio ocupada a la escritora en las aventuras de la inspectora Ochoa, la protagonista del libro que pronto se convertirá en serie con un nueva crimen que desenmascar.

La trama de la que presentó en la tarde de ayer se centra en el asesinato de dos muchachas rumanas en el barrio de Salamanca, víctimas, se sospecha, de alguna red de explotación sexual. Para completar el rompecabezas en el que se convierte la investigación, Sánchez Vicente tuvo que desplazarse a Rumanía a orillas del Danubio para dar verosimilitud a los hechos. «Es una novela de gran rigor y muy bien documentada», destacaba el escritor Alejandro Gallo durante la presentación. «Para ser su primera incursión en el género ha captado perfectamente sus claves», añadió. La historia transcurre en sólo seis días, así que cada hora en el libro cuenta. «La diferencia respecto a la novela negra nórdica es que las resoluciones de los casos son más rápidas», señalaba esta autora, colaboradora de EL COMERCIO a través de su blog, y cuyas referencias en el género son variadas desde Raymond Chandler o Simenon hasta los más autóctonos como Vázquez Montalván o Lorenzo Silva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos