El Principado ve como «un tema a valorar» la creación de un MIR para educación

La propuesta de Alfredo Pérez Rubalcaba es recibida con división de opiniones en los ámbitos educativos asturianos

E. MONTES GIJÓN.

Fue una sugerencia. Pero venía directamente del vicepresidente primero del Gobierno y de quien había sido ministro de Educación con Felipe González. Alfredo Pérez Rubalcaba planteó en un foro público lo que llamó una «reflexión personal»: La conveniencia de que los profesores españoles realicen un periodo de formación como especialistas docentes. Algo similar al modelo del MIR sanitario, pero aplicado a la educación.

La idea, en Asturias, ha tenido muy distintas acogidas. Desde las contrarias hasta las favorables, con algún que otro ejemplo de indiferencia. Pero, en cualquier caso, las opiniones dichas en voz alta por el vicepresidente primero del Gobierno han cogido con el pie cambiado a propios y a extraños. Los primeros, los de casa. El consejero de Educación y Ciencia fue el primero en disimular su sorpresa, toda vez que, como dijo, el tema «no se ha tratado en el ámbito nacional». No obstante, Herminio Sastre recogió el guante que le lanzó su compañero de partido y aseguró que «de forma genérica, el planteamiento de Rubalcaba supone una mejora para la educación, y toda mejora es factible de ser tomada en consideración».

El consejero apuntaló su teoría con la afirmación de que la sugerencia de Rubalcaba está fundamentada «en el modelo finlandés, en el marco de las mejoras educativas del marco europeo. Es un tema a valorar y estamos abiertos a cualquier mejora», señaló, si bien hizo especial hincapié en que «el máster en Secundaria está funcionando muy bien», resumió el consejero.

Por su parte, los sindicatos se reparten los caminos. Mientras que CC OO considera la propuesta de Rubalcaba como «una mejora en cuanto al proceso de formación de los docentes», Suatea ni siquiera entra a valorar la propuesta. Luis Fernández León insistió en que «es un asunto importante, porque tenemos la plantilla más envejecida de España y en 10 años el sostén actual del sistema se va a jubilar». Por su parte, Beatriz Quirós no dudó en afirmar que «es una cortina de humo para ocultar los grandes problemas que tenemos, como el de la privatización de la enseñanza pública. No voy a entrar a una propuesta de un señor que ni siquiera es ministro de Educación, cuando está pendiente la estabilización de los interinos».

El más satisfecho de todos era el presidente de ANPE: «Me encanta la propuesta, porque es una idea nuestra del tiempo en que Rubalcaba era ministro de Educación. Ese MIR sería una prueba objetiva y computable como periodo formativo adicional. Es un salto cualitativo para la educación», afirma Gumersindo Rodríguez. Todo lo contrario que Daniel Rodríguez, de FETE-UGT, quien, a pesar de la cercanía ideológica, fue rotundo en sus apreciaciones: «Son ideas, ocurrencias que lanzan una tras otra. Periodo de prácticas ya tuvimos. Y especialidades y máster en Secundaria. Hay que tener cuidado. Tienen que darnos las herramientas, pero no más allá de lo que está inventado».

Por su parte, el portavoz de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) en Asturias, José Manuel Martínez, acusó a Rubalcaba de «hablar sin tener una propuesta concreta detrás». O lo que es lo mismo, de «andar, como siempre, lanzando globos sonda». Así que, «habrá que esperar a que se concreten los contenidos», dijo.