El Inmaculada corrobora su «excelencia»

«Este certificado supone un paso más en nuestra búsqueda de educar a hombres y mujeres para los demás», manifestó José Manuel Guerrero Recibe la distinción europea EFQM 400+ a «un método pedagógico flexible y abierto»

J. ESCUDEROGIJÓN.
De izquierda a derecha, Antonio José España, José Ignacio Rodríguez, Antonio García, José Manuel Guerrero e Ignacio Menéndez, durante la entrega del sello de excelencia EFQM 400+. ::                             PALOMA UCHA/
De izquierda a derecha, Antonio José España, José Ignacio Rodríguez, Antonio García, José Manuel Guerrero e Ignacio Menéndez, durante la entrega del sello de excelencia EFQM 400+. :: PALOMA UCHA

Tras ocho años de numerosos esfuerzos por parte de toda la comunidad escolar, el colegio de la Inmaculada recibió ayer el fruto de tanto trabajo: el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+. Este certificado supone un espaldarazo en la educación integral planteada por el centro escolar de la Compañía de Jesús, en la que se entremezclan las dimensiones académica, cristiana, humana y paraescolar de acuerdo al paradigma pedagógico ignaciano. «El sello EFQM 400+ representa un paso más en nuestra búsqueda de educar hombres y mujeres para los demás», manifestó el director del Inmaculada, José Manuel Guerrero.

La obtención de este certificado implicó a todos los miembros de la comunidad escolar -profesores, padres y alumnos- desde el curso 2002-2003. Desde entonces, el claustro comenzó una formación paulatina en este modelo de gestión, a la que se añadieron numerosas encuestas dirigidas tanto a los alumnos como a las familias con el objetivo de conocer de primera mano sus intereses y pretensiones. «Todo esto nos ha servido para sistematizar un proyecto ilusionante y compartido por todos. Ello nos permitirá gestionar nuevos servicios y productos que nos deben servir únicamente para mejorar», subrayó Ignacio Menéndez, coordinador del proyecto.

No obstante, Menéndez aclaró que el modelo EFQM «no se trata de una norma sino de un marco que nos permite movernos con soltura y nos indica dónde estamos, pero siempre con una dinámica de mejora continua». Así, explicó que este certificado da validez a «un método pedagógico lo suficientemente flexible y abierto para adaptarse a las circunstancias y con una adecuada organización». Asimismo, detalló que el Sello de Excelencia Europea EFQM otorga un máximo de valoración de 1000, por lo que significa que el Inmaculada ha rebasado el tramo 400.

Cambio de modelo

Por su parte, el director del centro escolar abundó en la continua búsqueda de la calidad educativa desde que la Compañía de Jesús fundara el colegio en 1890. «Nosotros siempre hemos buscado la excelencia, a pesar de que cayó en desuso y tuvo un significado peyorativo porque parecía que sólo era cuestión de élites. Pero los colegios concertados de Gijón nunca hemos olvidado la búsqueda de la excelencia», afirmó. Sobre el recorrido del centro escolar para obtener el Sello de Excelencia Europea EFQM 400+, Guerrero señaló que «no iniciábamos ningún camino nuevo, pero quizá sí un cambio de modelo». Y añadió: «Nuestro fin último no era obtener el certificado, porque vendría añadido, sino educar hombres y mujeres para los demás».

En el acto también estuvo presente el delegado de educación para Castilla de la Compañía de Jesús, José Ignacio Rodríguez, quien aseguró que «la gestión por procesos es lo más adecuado para gestionar el colegio desde la calidad», al tiempo que destacó que este certificado servirá «para hacer más y mejor por la formación humana y cristiana de nuestros alumnos». Asimismo, aludió al Informe PISA, en el que se indica que «la estabilidad de los sistemas educativos es fundamental para su éxito».

Para la obtención de este sello, el Inmaculada colaboró con otros colegios de la Compañía de Jesús de Galicia y Cantabria, lo que se plasmó en un trabajo en red.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos