Los partidarios de Cascos dan el primer paso para formar una opción electoral

Más de trescientos afines al ex ministro apoyan la creación de la plataforma 'Pasamos a la acción' como germen de una alternativa política

JOSÉ ÁNGEL GARCÍAEL CONDADO (POLA DE LAVIANA).
Cascos con dos de los concejales dimitidos del Ayuntamiento de Pola de Laviana. ::                             E. C./
Cascos con dos de los concejales dimitidos del Ayuntamiento de Pola de Laviana. :: E. C.

Francisco Álvarez-Cascos quería un equipo para disputar el partido y ayer sus seguidores le dejaron claro que hay muchos jugadores dispuestos a acompañarle en su nueva aventura política. Más de trescientas personas escenificaron su apoyo al ex ministro en un acto, organizado en pocas horas, y que se celebró en un conocido restaurante de El Condado, en Laviana. Sin embargo, en esta ocasión, los afines a Cascos han dado un paso adelante al aprobar la creación de una plataforma, que bajo el nombre de 'Pasamos a la acción', se constituye en el germen de una futura opción electoral para concurrir a los comicios autonómicos y locales del próximo mes de mayo.

305 personas expresaron a través de su firma el respaldo a la constitución de una plataforma ciudadana que promoverá, aseguran, una «alternativa democrática» para concurrir a las urnas. Todavía se desconoce cual será la materialización práctica de esa iniciativa, aunque está claro que los partidarios de Cascos siembran el camino que conducirá al ex ministro hasta los comicios del 22 de mayo. A día de hoy no se sabe si la fórmula a la que recurrirán será la formación de un partido o la creación de una agrupación de electores. De momento, aseguran, «somos una opción política de regeneración democrática».

En este mensaje insistieron Isidro Martínez Oblanca, Manuel Peña, Pablo González, Enrique Sostres y José Luis Magro, que tomaron la palabra para explicar a los asistentes los motivos de la reunión y el propósito que persigue la constitución de una plataforma ciudadana como ésta. Asimismo, destacó la intervención del joven gijonés Jaime Fernández-Paino Sopeña, presidente de la junta de representantes del alumnado del colegio La Inmaculada, que pidió al ex ministro que «devolviera a los jóvenes la ilusión por la política».

Álvarez-Cascos acudió personalmente a este encuentro para «dar las gracias a las personas que se están comprometiendo con sus firmas» y comprobar in situ el respaldo ciudadano que ha encontrado tras reconocer en las horas previas que no podía saltar a la cancha sin contar con once jugadores. «Muchas personas quieren dar respuesta a esa reflexión», aseguró Cascos, confiado en que los apoyos que suscita su figura permitirán avanzar en un proyecto político que sirva a los intereses del Principado. «Una alternativa», afirmó, «frente al menosprecio, desprecio o a la desconsideración con la que algunos tratan los problemas de los asturianos». «Aquí hay quienes creemos que los asturianos, por pequeña que sea Asturias y aunque esté alejada de los centros de decisión, somos tan importantes como los demás», aseveró el ex ministro.

Mismos planteamientos

Durante su intervención, interrumpida por los aplausos de los asistentes, Cascos dejó claro que no hacen falta ni ideas ni programas nuevos. «Siempre hemos defendido lo mismo», advirtió, en referencia al cambio que supone dejar atrás 34 años de militancia en el Partido Popular.

Lejos de caer en la tentación de cargar las tintas contra el actual PP y sus dirigentes, Cascos reclamó sensatez a sus seguidores y, sobre todo, respeto. «Esto es un ejercicio cívico para pedir un cambio en la sociedad asturiana desde el respeto y la educación», terció el ex secretario general de los populares, que eludía de esta forma elegante entrar en la refriega política tras las últimas acusaciones que han vertido tanto el alcalde de Oviedo como la candidata autonómica del PP, Isabel Pérez-Espinosa. «No se puede perder el tiempo en descalificaciones», zanjó.

Alegría contenida

No obstante, Cascos no dejó pasar la oportunidad de hablar de las encuestas que le otorgan la victoria electoral el 22 de mayo en Asturias. El ex ministro, consciente de la alegría y la confianza que ha supuesto para sus seguidores el sondeo, trasladó un mensaje cauto pero ambicioso con vistas al futuro inmediato. «En absoluto -dijo- está ahí nuestro techo, sino nuestro suelo». Más de dos minutos duró la ovación con la que los asistentes respondieron a estas manifestaciones de un Cascos que, reiteró en varias ocasiones, que su decisión de dejar el PP respondía a una «convicción personal» y que no ha invitado a nadie a seguirle.

Sin embargo, ayer sí constató que sus seguidores han pasado de las musas al teatro, tal y como él mismo les había reclamado para seguir adelante. «Aquí tienes tu equipo para empezar a jugar», le espetó el ex senador Isidro Martínez Oblanca, entre los aplausos de aprobación de los asistentes. Todos ellas personas, señaló el propio Cascos, acudieron al acto con su compromiso personal ante, lo que considera, «las normas rotas del PP».

«Estos son los cimientos que nos unen y que sujetarán el edificio donde aspiramos a poner el ramo», explicó el ex ministro de Fomento, que quiso también desmontar las tesis de aquellos que le acusan de pretender encabezar una opción de cariz nacionalista.

«No se puede perder el tiempo con eso. Asturias y España son indisolubles», se reafirmó Álvarez-Cascos, convencido de que los asturianos no tienen que dar justificación alguna de su orgullo y de sus sentimientos.

Reunir a más de trescientas personas en pocas horas, como ocurrió ayer, es un acicate a ojos del ex ministro y del conjunto de sus seguidores que están dispuestos a ofrecerle su apoyo incondicional. Sin embargo, Cascos insistió en que todavía no se ha conseguido nada. «Estos son los primeros pasos y hay muchos más que dar», ahondó, antes de pedir a sus fieles «más eficacia y trabajo» para afrontar los retos que tienen por delante.