El metrotrén costará más que la ampliación de El Musel

El plan de vías y el tramo hasta Cabueñes suman 772 millones con la inversión ya hechaLa parte que impulsa Fomento depende de una concesión y la supresión de la barrera ferroviaria, de las plusvalías

MARCOS MOROGIJÓN.
Interior del túnel de 3,9 kilómetros de longitud construido entre Bernueces y la plaza de la Estación del Norte. ::                             E. C./
Interior del túnel de 3,9 kilómetros de longitud construido entre Bernueces y la plaza de la Estación del Norte. :: E. C.

Ensamblar todas las piezas que faltan para que funcione el metrotrén en Gijón requerirá una inversión superior a la de la ampliación de El Musel (716 millones de euros). A falta de plazos sobre las obras pendientes, el anuncio realizado anteayer por el ministro de Fomento, José Blanco, ha permitido conocer por primera vez la magnitud económica de la operación ferroviaria gijonesa: 772 millones de euros. Esa cifra resulta de sumar a la inversión ya hecha hasta el momento (106 millones) lo que queda para poner en servicio todo el entramado subterráneo de túneles y estaciones que, una vez finalizado, medirá 7 kilómetros de longitud y unirá por el subsuelo Moreda y Cabueñes con frecuencias propias de metro (606 millones más).

La infraestructura del mecano del metrotrén se divide en tres partes: el ámbito del plan de vías (entre Moreda y El Humedal), el túnel ya construido entre el campus y El Humedal, y el tramo añadido que se excavará con tuneladora entre Bernueces y la Milla del Conocimiento. El trazado que impulsa Fomento precisa obligatoriamente de la financiación privada para sacar adelante los proyectos mediante una concesión, mientras que la financiación del plan de vías depende de que se consigan plusvalías con las ventas de los suelos ferroviarios para construir del orden de 1.400 viviendas.

El plan de supresión de la barrera ferroviaria, que incluye la obra de la estación intermodal de Moreda, tiene un coste estimado de 306 millones de euros. Esa referencia económica del plan de vías es de hace dos años y la sociedad pública Gijón al Norte, encargada de la tutela de todos los trabajos, ya ha advertido que es probable tengan que revisarse al alza algunas partidas por reajustes presupuestarios derivados de la obra de construcción de la estación provisional de Sanz Crespo, que entrará en servicio en el primer trimestre de este año, y del proyecto de demoliciones ferroviarias que se acometerá en dos fases a lo largo de 2011 y 2012.

Con motivo de la inauguración de las obras portuarias, Blanco explicó anteayer que Gijón será protagonista del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI). Se trata de un plan de Fomento, basado en un modelo concesional, que prevé movilizar en la ciudad más de 360 millones de euros de inversión público-privada para dar continuidad a las obras del metrotrén, paralizadas desde 2008.

El titular de Fomento explicó que con cargo al PEI se licitará a lo largo de este año los contratos de concesión para prolongar el túnel hasta las inmediaciones del Hospital de Cabueñes, construir cinco estaciones (plaza de Europa, El Bibio, Justo del Castillo, Campus universitario y Cabueñes). También va incluido en ese montante el montaje de vía, los sistemas de electrificación y las instalaciones de seguridad y comunicaciones.

Fomento 'vende' el PEI como un mecanismo inversor plenamente financiable que permitirá al Estado controlar el déficit y al mismo tiempo favorecerá la creación de empleo tanto a corto como a largo plazo. Primero, para la construcción de infraestructuras y, posteriormente, para su conservación y mantenimiento.

Basado en un modelo concesional, el PEI establece el pago de las infraestructuras, una vez se haya finalizado y puesto en servicio la obra, a lo largo de un amplio periodo de tiempo (de 25 a 30 años). De esta forma, su repercusión sobre las cuentas públicas se aplaza a 2014. El pago se realizará al concesionario (empresa adjudicataria) mediante un canon único que paga la inversión, la conservación y mantenimiento de las infraestructuras.

Mal precedente

El precedente de las obras ya acometidas durante la primera fase del metrotrén, que tardaron cuatro años y medio en ejecutarse, no permiten ser muy halagüeños respecto a los trabajos que ahora quedan por realizar. El túnel excavado entre Bernueces y la plaza de la Estación del Norte, de 3,9 kilómetros de longitud, lleva adosadas dos estaciones a las que les falta la intervención arquitectónica de vaciado interior. Uno se apantalló para uso de viajero en El Bibio y otra, la ejecutada bajo la avenida de Justo del Castillo, fue redimensionada para utilizarla en el futuro para servicios técnicos. Todo ello costó 106 millones de euros, sin contar los sobrecostes durante los siete meses que la tuneladora estuvo parada por decisión administrativa. Fomento se gasta otros 227.000 euros al año de fondos europeos en el mantenimiento a largo plazo del túnel.