La hostelería asturiana no se declarará insumisa a la ley antitabaco

Los hosteleros se reunieron ayer con el Principado para «limar asperezas» y consensuar algunos aspectos polémicos de la norma

LAURA FONSECAGIJÓN.
Un momento de la reunión de ayer. A la derecha, responsables de Hostelería Asturias. Enfrente, los de Sanidad Ambiental ::                             M. ROJAS/
Un momento de la reunión de ayer. A la derecha, responsables de Hostelería Asturias. Enfrente, los de Sanidad Ambiental :: M. ROJAS

Los hosteleros asturianos no se declararán insumisos ante la ley antitabaco. Aunque la normativa «no nos gusta» y ya han empezado a constatar «que nos provocará importantes daños económicos», los dueños de bares, cafeterías, restaurantes y hoteles de la región «vamos a cumplir la ley». Así lo anunció ayer el presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Álvarez Almeida, tras reunirse con el director de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo del Principado, Juan Llaneza, encargado de fiscalizar el cumplimiento de la esta normativa en el conjunto de la comunidad. «Los hosteleros hemos cumplido la anterior ley y vamos a hacer lo mismo con la actual. Sabemos que es una normativa dirigida a la sociedad y no contra la hostelería, pero también nos ratificamos en lo dicho hasta ahora: es una regulación que no nos gusta», abundó.

Álvarez Almeida confirmó que a diferencia de otras comunidades autónomas, en Asturias no se ha dado ningún caso de rebeldía. «No nos consta que haya insumisos», dijo. Hostelería de Asturias aún carece de datos económicos con los que poder evaluar el impacto de la ley antitabaco en el sector de la hostelería. «Aún es pronto para este tipo de evaluación, pero aunque no creo que vayamos a perder clientes, sí tendremos menos números de consumiciones», vaticinó. «Esas sobremesas de las comidas y de las cenas» se harán más breves sin el placer de un cigarro y, por tanto, el consumo será menor.

Buen nivel de cumplimiento

En el encuentro de ayer, hosteleros y Principado «limaron asperezas» sobre puntos polémicos de la nueva normativa. Álvarez Almeida indicó que uno de los aspectos que más consultas generan son los relacionados con los carteles informativos sobre la prohibición de fumar en los establecimientos. El sector ha consensuado con la Administración que los carteles deben situarse a la entrada, aunque se aconseja también instalarlos en el interior del local.

El director de la Agencia de Sanidad Ambiental destacó que la ley antitabaco «se está cumplimiento muy bien en Asturias» y destacó «el diálogo fluido» mantenido en el encuentro celebrado ayer con el sector hostelero. Llaneza aprovechó también para precisar un aspecto «que está creando algo de confusión» como es la posibilidad de que algunos locales se conviertan en club de fumadores. «No encaja en el espíritu de la norma», dijo, ya que «sería fraude de ley» puesto que los clubes de fumadores no pueden tener actividades comerciales. Similar opinión mostró el responsable de los hosteleros, para quien la figura de club de fumadores en la hostelería «tampoco nos cierra» porque son entidades que no pueden «vender consumibles».

Demanda sanitaria

Y mientras los hosteleros y la administración dirimen sobre diversas particularidades de la ley (qué se entiende por terraza o dónde colocar los carteles en las habitaciones hoteleras para fumadores), la demanda sanitaria para dejar de fumar crece en Asturias. En Gijón, 140 personas iniciarán entre este mes y febrero terapias grupales para intentar deshabituarse de los efectos de la nicotina. 50 ya lo hacen desde principios de enero en seis grupos armados en los centros de salud Puerta de la Villa (tres grupos), el Parque-Somió, Zarracina y El Llano. Otras 90 personas están en lista de espera y se prevé que inicien tratamientos de deshabituación a lo largo de febrero. En apenas dos meses, los centros de salud de Gijón han recibido la mitad de peticiones para dejar de fumar que las cursadas en todo 2010. Lo mismo ocurre con la consulta antitabaco del Hospital Central, en Oviedo.