Una tramitación que puede durar todavía más de un año

Y. DE LUISAVILÉS.

Con el estudio de impacto ambiental ya redactado, comenzaría ahora el proceso de información pública, con un plazo no inferior a un mes, en el que se dará audiencia tanto a las personas interesadas como a las administraciones afectadas. Este plan de integración del ferrocarril afecta a terrenos tanto de Avilés como de Castrillón.

Con sus aportaciones, el documento se remite al órgano medioambiental para que realice la redacción definitiva de la declaración para lo que cuenta con un plazo de seis meses. Con todo resuelto llegaría el momento de la Declaración de Impacto Ambiental y para ello disponen de tres meses más.

De esta forma se pondría fin al trámite medioambiental, ya a lo largo del año 2012, imprescindible para poder comenzar el proceso de contratación de las obras que se definen en el proyecto que se presentará el martes en el Ayuntamiento, cuyo sistema de financiación también será necesario definir.