Nuevas especies en la ría

COORDINACION@MAVEA.ORG
Nuevas especies en la ría

En los últimos veinte años las aguas de la ría están cada vez más limpias, lo que posibilita que cada año algunas especies recolonicen el estuario. La última que conocemos es el percebe (Pollicipes cornucopia).

Hay quien piensa que los percebes sólo viven en aguas muy limpias, pero lo que en realidad necesitan es, sobre todo, que estén muy batidas. La explicación a este detalle es su manera de alimentarse: filtran la materia orgánica que les trae el oleaje. Si las aguas no están muy batidas no habría suficiente materia en suspensión ni habría renovación.

Y esta condición la reúne el dique de la bocana de la ría. Así es que ahora, que las aguas no están tan contaminadas, en poco tiempo se están instalando allí colonias de percebes cada vez más numerosas.

Otras especies filtradoras, concretamente dos especies de mejillón (Mytilus edulis y Mytilus galloprovincialis) han ido tapizando las orillas de la ría en tan sólo quince años. ¿Y por qué proliferan tan bien las especies filtradoras aquí? Pues porque hay mucha materia orgánica en suspensión. No sólo la que arrastran los ríos que vierten al estuario, sino la aún frecuente porquería que echamos a la ría. Por lo tanto, los mejillones y percebes se están nutriendo en buena medida de materia de desecho. Esto significa que no son aptos para el consumo.

Sin embargo, comprobamos cómo las pasadas navidades hubo gente recolectando los percebes de la bocana. Aparte de la ilegalidad que supone este hecho, el peligro de intoxicación alimentaria es muy elevado. Quizá no estuviera de más alguna señalización advirtiendo de este peligro.

Otro asunto relacionado es que hay pescadores que capturan en la ría quisquillas, pulgas, cangrejos y gusanos para utilizarlos como cebo. Sin embargo, las poblaciones de estas especies aún son pequeñas y se están recuperando, por lo que debería estar prohibida su recolección, con el fin de permitir que la vida se recobre totalmente en la ría. Cuando en los próximos años se constate que las poblaciones son más numerosas, podrán establecerse cupos de captura. La mejora del estuario es responsabilidad de todos, y no es ético recolectar lo primero que llega.

Fotos

Vídeos