La mecha de Juanjo

ROSA BELMONTE

La publicidad es como el colesterol, la hay buena y mala. El consejero de Cultura de Murcia ha conseguido más publicidad cuando le han partido la cara que con aquella campaña del 'No Typical'. Otra cosa es que Murcia necesite semejante publicidad. Juanjo Puigcorbé ha conseguido más notoriedad diciendo que La Sexta es lo que no existe y lo peor que con su trabajo. Se lo dijo a una reportera de 'Sé lo que hicisteis' que le pinchó con sus regios papeles en miniseries españolas, esos con los que ha destacado. También lo hizo con 'Miguel Servet', que no es que no nos acordemos. Era el Rey en 'Felipe y Letizia' y es don Juan en 'Sofía'. Visto lo visto, ya hay algunos más a los que preguntar eso de «¿Qué hay de su agria polémica con Juanjo Puigcorbé?».

El rebote del actor contra el mundo viene de lejos, aunque se haya reavivado con 'Felipe y Letizia'. Es verdad que esta vez la supuesta campaña contra él no se ha dado solo en periódicos o televisiones sino en redes sociales, donde cada uno deja su semillita de odio o de chufla, que duele más. Porque todo puede resultar gracioso con la condición de que le pase a otro, que dirría Will Rogers. Él focalizó el complot en algunos medios tradicionales, entre ellos La Sexta. Y habló de «maldad y virulencia». Recordemos el lío que montó en 2001 cuando Ramón de España en 'El País Semanal' le atribuía haber insinuado que era demasiado actor para la mediocridad imperante. Y en 2008, en el programa '1001 noches' de Canal Sur, insistía en la conspiración en su contra, como los de 'SLQH' se han encargado de recordar. Puigcorbé, como Servet, es un mártir. Servet siempre creyó que todo lo que puede ser pensado, puede ser dicho, discutido y hecho. Puigcorbé también. Y él pone la mecha.