El deslinde de Costas no plantea el derribo de las viviendas de la margen derecha

La pasarela de la ría disfruta de una concesión de quince años, tras la cual volverá a ser revisada

FERNANDO DEL BUSTO FDELBUSTO@LAVOZDEAVILES.COMAVILÉS.
El deslinde de Costas sigue con su tramitación y, en principio, no implicará cambios en la fisonomía urbana de la costa avilesina. ::
                             MARIETA/
El deslinde de Costas sigue con su tramitación y, en principio, no implicará cambios en la fisonomía urbana de la costa avilesina. :: MARIETA

El deslinde de la ría de Avilés que afecta a ambas márgenes no plantea ningún derribo en las viviendas situadas en la margen derecha del estuario, según confirmaron a este diario desde la Demarcación Provincial de Costas.

La propuesta, que aún se encuentra en fase de tramitación, no incluye a ningún inmueble en el dominio público marítimo-terrestre.

De esta manera, se despejan todas las incertidumbres sobre las viviendas, especialmente en la zona de Zeluán. La propuesta sí incluye a varias de ellas en la denominada zona de servidumbre, según lo planteado por la Ley de Costas.

Si se confirma su inclusión en la denominada servidumbre de protección, no implicará ningún cambio en el régimen de propiedad de los inmuebles. El único inconveniente para los vecinos sería la obligación de comunicar ante la Demarcación de Costas todas las obras de reforma y mantenimiento en sus propiedades. Tampoco podría incrementar los volúmenes construidos.

De igual manera, las viviendas de San Juan de Nieva, los terrenos del astillero Ría de Avilés y el caserón de los Maqua no se encuentran afectados por el dominio público.

La propuesta del deslinde también ha resuelto los problemas surgidos con la construcción de la pasarela de la margen izquierda de la ría, ya que su vuelo afectaba al espacio sujeto a la demarcación. La decisión ha sido aprobar una concesión con una duración de quince años. Una vez agotado este primer periodo, el Ayuntamiento podrá volver a solicitar una prórroga o, bien, derribar la pasarela.

En el caso de optar por la prorroga, desde Costas se recuerda que, con la actual legislación, no se pueden solicitar de forma indefinida, con lo que, en un futuro aún por determinar, la administración local deberá decidir bien su derribo o apartar el vuelo de la zona sujeta al dominio público marítimo-terrestre.

Sin embargo, los terrenos del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer no se encuentran afectados por la normativa del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. De igual manera, no incide directamente en los terrenos de La Isla de la Innovación, según comentaron a este diario desde la Demarcación de Costas.

En estudio

Mientras tanto, se sigue estudiando la situación del polígono industrial de Maqua que, en la primera propuesta, se incluía como zona de dominio público marítimo terrestre. Como se recordará, la decisión del Ministerio de Medio Ambiente fue aumentar el plazo antes de pronunciarse sobre esos terrenos fijando un periodo de doce meses.

Aunque la decisión aún no se ha adoptado, la abundante documentación aportada por los empresarios y el propio trabajo de la Demarcación de Costas pueden provocar que la resolución se produzca antes de agotar el calendario previsto.

Los empresarios de Maqua han solicitado la exclusión de sus terrenos del dominio público, ya que supondría un duro golpe para las compañías afectadas. Y es que, aunque la legislación permite que los propietarios de los bienes afectados sigan disfrutándolos durante un tiempo, pasado ese periodo, deben abandonarlos.

Esto supone la pérdida de una parte fundamental del patrimonio en las compañías afectadas, con el consiguiente riesgo para su viabilidad empresarial.

Aunque desde la Demarcación Provincial de Costas no se realiza ningún pronunciamiento sobre este aspecto al ser un expediente aún en estudio, no se puede olvidar lo sucedido con los terrenos de Saint-Gobain al inicio del proceso del deslinde de Costas.

Tal como publicó este periódico, en un primer momento se planteó la inclusión de las instalaciones de Saint-Gobain en el dominio público atendiendo a documentos del siglo XIX, lo que representaba un duro contratiempo para la continuidad de la multinacional en Avilés. Finalmente, la propuesta aprobada se pronuncia en una doble dirección. Por una parte, se incluía la superficie afectada en el dominio público y, por otra, al mismo tiempo se planteaba, a propuesta de la Demarcación Provincial, la desafectación de los terrenos. Es decir, su exclusión del dominio-público.

En la práctica, esto significa que, aunque aún deben resolverse varios trámites, la situación de la multinacional del vidrio no cambiará por la aplicación de la Ley de Costas. Habida cuenta que nos encontramos con espacios cuya historia desde el siglo XIX es similar y también pueden compararse en la actualidad, sería de esperar una solución satisfactoria para las empresas.

Fotos

Vídeos