Obras del escultor Garci-González en Avilés

RAMÓN BARAGAÑO
Busto de Juan de la Cruz en los jardines de la plaza de San Francisco (hoy de Álvarez Acebal). :: ARCHIVO NARDO VILLABOY/
Busto de Juan de la Cruz en los jardines de la plaza de San Francisco (hoy de Álvarez Acebal). :: ARCHIVO NARDO VILLABOY

Hasta la segunda mitad del siglo XIX la villa de Avilés no contó con ninguna escultura que ornamentara sus calles o plazas. En el año 1876 se acordó, en pleno municipal, comprar en París las diez estatuas de tema mitológico que se colocaron en el paseo del Bombé y pasaron posteriormente a embellecer el parque del Muelle, único espacio público de paseo y asueto con que contó Avilés durante mucho tiempo. Sin embargo, hay que llegar a 1907 para encontrarnos con la primera escultura pública erigida en honor de un avilesino ilustre, y el encargado de realizar el busto fue el escultor valenciano Manuel Garci-González, que diez años más tarde se encargaría del monumento dedicado a Pedro Menéndez de Avilés y en 1924 fue también obra suya el nuevo sepulcro del ilustre marino que se conserva en la iglesia de los padres franciscanos. Así pues, Garci-González fue el autor de las dos primeras esculturas que en Avilés honraron a algunos de sus hijos destacados, y a él se debe asimismo, como hemos visto, una tercera obra.

Se desconoce la razón por la que el artista valenciano fue tan repetidamente solicitado desde Avilés, ya que en ninguna otra localidad española ha realizado tanta obra pública. Por otro lado, se trata de un discreto escultor del que se conocen pocos detalles personales y que nunca ocupó un puesto demasiado renombrado en el panorama artístico de nuestro país, aunque entre los años 1920 y 1930 fue muy comentado en la prensa su proyecto de monumento al Quijote en la localidad manchega de El Toboso, que no llegó nunca a realizarse.

Biografía

Manuel Garci-González nació en la ciudad de Requena (provincia de Valencia) en 1879, sin que se pueda precisar el día ni el mes. Fue alumno de un tal Teodoro Bozo Berdají, casi desconocido, así como de la escuela de Bellas Artes de Barcelona. En 1911 se encontraba ya trabajando en un taller madrileño, y participó en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de 1901 con la obra 'Última jornada'; de 1906, con 'La sed', bronce, y 'Retrato de G. V.', escayola; de 1908, con la escayola 'Desesperanza'; de 1910, con 'El dolor universal', escayola; de 1912, con 'La experiencia' y 'Retratos de niños', ambas en mármol; y de 1915, con 'Retrato de A.L.M.' y 'Pescador', ambas en bronce. Ha sido galardonado con tercera medalla en las Exposiciones Generales de 1901 y 1905, y segunda medalla en las de 1908 y 1910, según la'Enciclopedia Universal Espasa', única fuente de información bibliográfica que existe sobre este artista, si exceptuamos algunas reseñas periodísticas.

Como obras públicas, además de las realizadas en Avilés, es autor del monumento a José María Martínez Rivas (1922), en Bilbao, así como el que en honor del alférez de navío José María Lazaga y Ruiz (1921) figura en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz) y de otro monumento funerario dedicado al poeta y dramaturgo modernista uruguayo Julio Herrera Reissig, en Montevideo (Uruguay). Garci-González formó parte del jurado en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1920 y fue miembro de la Asociación de Escritores y Artistas bajo la presidencia del también escultor Mariano Benlliure. Falleció, probablemente en Madrid, en 1938, sin que se conozcan más datos.

Obras en Avilés

La primera escultura realizada por Garci-González en la villa avilesina fue la del maestro Juan de la Cruz Alonso, inaugurada el 27 de agosto de 1907 en la plaza de San Francisco (hoy denominada de Domingo Álvarez Acebal). Erigida por suscripción popular, consta de un busto en bronce, obra de Garci-González, y un pedestal decorado, debido al arquitecto Manuel del Busto. En una remodelación de la plaza fue retirado y «hoy duerme en el olvido arrinconado en los almacenes municipales», según Justo Ureña, recordado cronista oficial de Avilés.

La segunda obra de Garci-González es el conocido monumento a Pedro Menéndez de Avilés, en el parque del Muelle, cuya primera piedra se colocó el 17 de agosto de 1917 y fue inaugurado solemnemente el 23 de agosto de 1918, con la asistencia de numerosas autoridades civiles, militares y religiosas, presididas por la infanta Isabel de Borbón, que representaba al rey Alfonso XIII. El monumento consta de un sólido pedestal decorado con relieves alegóricos, inscripción y cuatro guerreros, coronado por la estatua en bronce, de cuerpo entero, del gran navegante.

La tercera y última obra de Garci-González en la villa del Adelantado está ubicada en la iglesia de los padres franciscanos y se trata del nuevo sepulcro, en mármol, al que se trasladaron los restos de Pedro Menéndez, en procesión cívica formada por los miembros de la corporación municipal, con el alcalde a la cabeza, junto con los representantes del estado de La Florida (Estados Unidos de América), que habían venido a Avilés expresamente para el acto, el obispo de Oviedo y otras autoridades, el 9 de agosto de 1924.

Fotos

Vídeos