Una gijonesa recibe el trasplante de hígado número 300 de Asturias

La mujer, de 40 años, había dado a luz hacía un mes. Una hepatitis fulminante la llevó a entrar en lista de espera en apenas 3 semanas

LAURA FONSECAGIJÓN.
Imagen de uno de los trasplantes de hígado practicados en el Hospital Central. ::
                             JESÚS DÍAZ/
Imagen de uno de los trasplantes de hígado practicados en el Hospital Central. :: JESÚS DÍAZ

Del paritorio al quirófano para un trasplante de hígado. Y nada menos que para convertirse en la trasplantada hepática número 300 de Asturias. Una gijonesa de 40 años, que había dado a luz hacía apenas un mes, fue quien recibió el histórico implante de hígado que se practicó con éxito en la madrugada del sábado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. Una hepatitis fulminante detectada tres semanas atrás fue la que le llevó a entrar en lista de espera para recibir un órgano. Nada le hacía presagiar hasta entonces a esta mujer que estrenaba maternidad que acabaría necesitando de forma urgente un hígado de repuesto.

El operativo para el trasplante hepático número 300 arrancó a las tres de la tarde del viernes. A esa hora, el HUCA activaba una 'urgencia cero', un nivel máximo de alerta que convierte al trasplantado en prioridad para todo el país. La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) inició la búsqueda de un hígado. El donante apareció horas después en el Hospital de Getafe. Hasta allí tuvieron que desplazarse en avión cuatro profesionales asturianos, capitaneados por la cirujana Carmen García Bernardo, ya que el centro hospitalario de Madrid carece de equipo de extracción de órganos.

Biopsia de madrugada

El hígado llegó al HUCA al borde de la medianoche. A esa hora, la paciente fue llevada al quirófano. Mientras tanto, el servicio de Anatomía Patológica realizaba una biopsia para determinar si el órgano era compatible. La intervención se inició a la una y cuarto de la madrugada y concluyó a las seis y media de la mañana del sábado. «La operación fue relativamente sencilla, ya que los casos de hepatitis fulminante no suelen producir mucho daño en el entorno del órgano», explicó horas después el cirujano Ignacio González-Pinto, jefe de la Unidad de Trasplantes Hepáticos del HUCA, satisfecho con el resultado de la cirugía en la que también participaron los cirujanos Lino Vázquez y José Carlos Fernández.

Asturias continúa así afianzando su programa de trasplantes. El de hígado se inició el 16 de abril de 2002, con Raquel Rojo, una ovetense de 60 años, como protagonista. El practicado en la madrugada del sábado es el número 300, y el tercero que se realiza en lo que va de año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos