Fiesta y fantasía para grandes y chicos

En la víspera de la inauguración oficial, el Paseo de Begoña y el CCAI, como el Jovellanos, se llenaron de expectación La XX edición de FETEN hizo su preestreno con gran concurrencia en los diferentes espacios

ALBERTO PIQUEROGIJÓN.
La compañía Teatro de la Luna Títeres, en el Paseo de Begoña, con su espectáculo 'Klar y Yoyo' ::                             LUIS SEVILLA/
La compañía Teatro de la Luna Títeres, en el Paseo de Begoña, con su espectáculo 'Klar y Yoyo' :: LUIS SEVILLA

Vigésimo aniversario de FETEN (Feria Europea de Artes Escénicas), que ayer tuvo, por así decirlo, su preestreno, dado que la inauguración oficial se producirá hoy a las seis de la tarde, en el Teatro Jovellanos, con la producción de Ananda Dansa, 'El mago de Oz', que en la tarde del sábado ya ofreció un anticipo para los más impacientes.

Veinte años de teatro para niños que se han ido haciendo mayores y para mayores que se vuelven niños al dejarse llevar por espectáculos llenos de color y fantasía.

La pre-feria comenzó a las 17:30 horas, en la sala 2A, del Centro Cultural Antiguo Instituto, mediante la representación de la obra de Marina Bollaín, 'La gallina submarina', una fábula con miga, en la que la actriz relató las vicisitudes de la gallina Marcelina, un ave en corral ajeno, o sea, que en vez de preferir volar, su sueño era el de nadar.

Así que a bordo de la cometa Queta, emprende viaje por países exóticos, como el de los seres redondos o el del duende calcetín, en busca del cangrejo Alejo, abuelo de la rana Ana, quien le habrá de desvelar los misterios de las profundidades acuáticas. Fábula moral, narrada y cantada con primor por la voz excepcional de Marina Bollaín, acompañada por guitarra, contrabajo y percusión de Pablo Navarro (ella misma hizo resplandecerel repique de castañuelas). Entre canción y canción -'Cu, cu, cantaba la rana', 'El señor Don Gato' o 'Eres alta y delgada'-, los diálogos con la clientela infantil fueron tan espontáneos como deliciosos.

A la seis de la tarde, casi se superpusieron en el Paseo de Begoña el simpático Gran Zampano, realizando malabares y procurando la inquietud de la concurrencia al hacer una foto inclinado en un palo mayor, junto al Teatro de la Luna Títeres, que presentó su espectáculo 'Klar y Yoyo', un diablo gigantesco y tierno que celebra el cumpleaños de su joven amiga.

Para la noche, quedó el gran espectáculo de los hermanos Jashgawronsky, 'Radio Armeniac', un prodigio de humor, jazz y pop, elaborado al ritmo de útiles de lavandería. La feria promete.