Los Morán se harán cargo de los restaurantes del Niemeyer

Los cocineros con tres soles Repsol y una estrella Michelin en Casa Gerardo se llevan la adjudicación de la hostelería del Centro Cultural

RAFA BALBUENAAVILÉS.
Pedro y Marcos Morán en su restaurante. ::                             P. UCHA/
Pedro y Marcos Morán en su restaurante. :: P. UCHA

Morán Gastronomía S.L., es decir, Casa Gerardo, se hará cargo de los restaurantes del Niemeyer. Según ha podido saber LA VOZ DE AVILÉS, los cocineros con tres soles Repsol y una estrella Michelin, han conseguido la adjudicación de los servicios hosteleros tras haber sido elegida su oferta frente a la que presentaron el cocinero Koldo Miranda y la Escuela de Hostelería de Avilés, dos únicos participantes junto a la saga de hosteleros de Prendes en la fase final del proceso.

La concesión, que podría ser anunciada hoy por parte de la propia Fundación Niemeyer se hace durante un año y es prorrogable durante tres. Morán Gastronomía S.L. se hará cargo del recinto restaurante-cafetería situado en el edificio de servicios y los recintos de bar-coctelería y restaurante gastronómico situados en la torre. A partir de la adjudicación en firme los Morán dispondrán de plazo hasta el día 15 de marzo para preparar el servicio, debiendo estar desde el día 16 hasta el día 25 del mismo mes, fecha en la que se abrirá definitivamente el centro, a pleno rendimiento.

La parte más jugosa, la que se refiere al bar-coctelería y el' restaurante gastronómico' situados en la torre del Centro, contará, en principio con un horario de apertura que va desde las cinco de la tarde hasta las cuatro de la madrugada en el caso de la coctelería y en horario partido, de una de la tarde a seis y de diez de la noche a una de la madrugada, en el caso del denominado restaurante 'gastronómico'.

El concurso exigía a los participantes que «la calidad de los artículos y consumiciones, así como el servicio que se ofrezcan al público» fueran «de primer orden». No en vano, el concepto de 'restaurante gastronómico' que estaba en la mente de la Fundación era más que ambicioso. Joan Picanyol, subdirector del Niemeyer, explicaba a este diario durante la visita realizada a finales de 2010 que el espacio está «abierto a cualquier tipo de proyecto relacionado con la gastronomía». En la fase inicial el proyecto de este restaurante se concebía como una cocina y una sola mesa para 12 comensales. Algo que, si bien, podría variar en el proyecto final, pero que resultaría, de concretarse, un caso único en la alta gastronomía mundial.

El proyecto del Niemeyer del que ahora se hará cargo la familia Morán, es sólo comparable al Vasque Institute Center del País Vasco, donde se pretende innovar y conseguir proyección internacional para la comunidad autónoma y España y la mismísima Fundación Bulli, en la que Ferrán Adriá aspira a ser «un laboratorio para la innovación y la creatividad». El chef asturiano afincado en Estados Unidos, José Andrés, servirá además de ayuda ya que colabora desde los comienzos como asesor de la Fundación.