«La alta velocidad atrae movilidad turística y económica a una región»

Mariano Santiso Gerente comercial de Renfe para el Noroeste

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.
Mariano Santiso del Valle, nuevo gerente comercial de Renfe. ::
                             CH. B./
Mariano Santiso del Valle, nuevo gerente comercial de Renfe. :: CH. B.

Fue diputado de Izquierda Unida por Asturias en las Cortes Generales en las legislaturas V y VI. Tras abandonar su carrera política, volvió a Renfe, empresa en la que empezó a trabajar en 1980 y desde entonces ha pasado, prácticamente por todo el escalafón profesional en los departamentos comercial y de márketing. Pasado mañana tomará posesión como gerente comercial de Renfe para el Noroeste para la Alta Velocidad-Larga distancia.

-¿Cuáles van a ser sus funciones en su nuevo cargo?

-El objetivo fundamental es dar un impulso al servicio de atención al cliente y postventa de la alta velocidad. En los últimos años fui el gerente de coordinación comercial, pero ahora es un trabajo más próximo al terreno. Pero también abarca los trenes internacionales. Intentaremos comercializar todos los servicios, llegar a acuerdos con las comunidades autónomas y ayuntamientos para hacerlo sostenible económicamente, ya que la alta velocidad ya no tiene subvención del Estado.

-Pero en el Noroeste la alta velocidad no está muy desarrollada...

-Es el corredor más duro, ya que sólo llega hasta Valladolid y lo explota el departamento de media distancia. Ahora, toda la zona, hacia Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, está en obras y tenemos que prever lo que eso conlleva, como las instalaciones que serán necesarias en bien de los usuarios. Tenemos que trabajar junto a los viajeros, pues yo digo que mi jefe no es Renfe, sino el usuario.

-En Asturias se espera la alta velocidad con los brazos abiertos...

-Hay que tener paciencia, porque todos quieren que llegue mañana. Ahora estamos avanzando en el tramo entre Palencia y León, pero los trabajos en Pajares o la 'Y' vasca van a acortar los tiempos de viaje. En los últimos años, la entrada en servicio de la Variante de Guadarrama ya los acortó en una hora, y eso se nota mucho.

-Usted participó en la Variante de Pajares desde su concepción...

-En 1982 el proyecto se aparcó por la situación económica. Siendo secretario general de Comisiones Obreras, creé junto a Amador Barros, secretario general del Transporte de UGT, la Plataforma Pro Variante, en un bar que había frente a la estación de Renfe de Oviedo que se llamaba Casa del Abuelo. Nos conjuramos para mantener viva la variante, pero también fue fundamental la apuesta en 1986 del ministro Abel Caballero por hacer la Variante de Guadarrama.

-En su etapa como parlamentario también tiró mucho por esta obra.

-Trabajó mucha gente. La Junta General del Principado presentó una proposición no de ley que se transformó en ley. La Variante de Pajares es la única infraestructura del país que tiene una ley que acuerda construirla. Pero hubo mucho respaldo y lo importante es que los túneles ya están terminados y no hay marcha atrás. A nivel personal es una satisfacción haber intervenido, pero yo fui uno más.

-¿Ven desde Renfe la liberalización del sector como un problema?

-Creo que es un reto y una oportunidad. Ya está más liberalizado en mercancías, pero está claro que la sociedad tendrá que elegir qué modelo de ferrocarril quiere. La alta velocidad tiene que ser sostenible por sí misma. En estos tiempos de crisis, creo que tiene mucho futuro y es que cambia el mapa, pues al aproximar las ciudades atrae movilidad turística y económica a una región. En este aspecto, soy un gran defensor del Arco Atlántico frente al Mediterráneo.

-En Asturias ya se potencia el enlace marítimo en el Arco Atlántico, pero falta el terrestre...

-No hemos de tener dudas de que lo vamos a vivir. Acaba de arrancar la marítima, en la que Renfe participa con el transporte de automóviles y que está dando un resultado mejor de lo esperado. En viajeros será lo mismo, ya que llegarán en tren a Gijón y ahí enlazarán con el barco hasta Francia. La gente buscará otras alternativas de transporte.

-¿Cree que se cumplirán los plazos previstos para la llegada del AVE a Asturias?

-No quiero entrar en plazos, porque está muy condicionado por la complejidad de las obras. Ahora se están impermeabilizando los túneles para después colocar vías y catenarias. Se trabaja sin pausa para que llegue a León y después conectarlo con Asturias. Lo más importante, lo difícil, que es Pajares, ya está hecho.

-Además, el Ayuntamiento de Gijón les respalda, con las obras de supresión de la barrera ferroviaria.

-Sí, Renfe empezará a operar en la nueva estación el próximo mes. Está claro que todas las obras conllevan incomodidades, no hay que olvidarlo.