El PP pide explicaciones sobre el recorte en los fondos de Tito Bustillo

Insinúan que el sobrecoste por las dificultades en la construcción del edificio fueron compensados restando dinero para el contenido del museo

JUAN GARCÍARIBADESELLA.
Visitantes, en el interior del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, en Ribadesella. ::
                             ACEBAL/
Visitantes, en el interior del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, en Ribadesella. :: ACEBAL

El Partido Popular de Ribadesella responsabilizaba ayer a la coalición local de gobierno y en concreto al concejal de Cultura, Juan González Martino, de la «decepcionante» musealización del Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. El grupo municipal conservador cree que ni PSOE ni IU ejercieron un seguimiento adecuado de la obra, cuando el Ayuntamiento contaba con «capacidad de maniobra suficiente para intervenir o presionar» a la Consejería de Cultura. «Aquí había dos válvulas de presión, pero ninguna funcionó», dijo el portavoz del PP, Juan Manuel Blanco en referencia al alcalde, «que no hizo nada ante sus compañeros del PSOE a nivel regional» y al concejal de Cultura, «que pudo presionar al PSOE a nivel local». Blanco cree que ninguno de los dos ejercició el poder del que disponen «y se dejaron ir hasta el mismo día de la inauguración».

La gota que colmó el vaso de la paciencia conservadora riosellana fueron las declaraciones realizadas por el responsable local de Cultura. Éste dijo el miércoles que el contenido del museo «estaba bien» y que su nota era de «aprobado alto». El portavoz del PP cree que con sus declaraciones el concejal «está poniendo paños calientes a una gestión que ha brillado por su ausencia. Los malos resultados del centro son consecuencia del poco interés y nulo seguimiento manifestado por el concejal de Cultura, que en ningún momento se preocupó del desarrollo de las obras», denunció.

En el PP piensan que las deficiencias y carencias detectadas en los contenidos museográficos tienen su origen en el inicio de las obras. El proyecto arquitectónico fue licitado en noviembre de 2007 en 7.085.035 euros y adjudicado meses después a Fomento de Construcciones y Contratas en 6.170.000 euros. Los problemas surgidos con su cimentación, ante la enorme sima localizada en la base de la cantera de Corcubión, trajeron consigo un claro incremento de costes en la obra civil. Esta se inauguró el 2 de agosto de 2010 tras una inversión global de 8.784.677 euros, así reconocida por el Ejecutivo regional. «Aún no sabemos si ese sobrecoste, si ese dinero enterrado en forma de hormigón se quitó de los contenidos del museo», dijo ayer Juan Manuel Blanco.

El PP pidió explicaciones en su día, pero nunca las encontró. Por ese motivo calificó como «nefasta» la gestión y el seguimiento realizado sobre todo este asunto por la coalición local de gobierno. «A nuestro entender, todo parece indicar que en el cómputo general no se amplió presupuesto alguno, sino que se restó de la partida prevista para los contenidos», añadió el concejal y presidente de los conservadores riosellanos. Lo cierto es que el Consejo de Gobierno del 21 de julio de 2010 aprobó un gasto de 2,5 millones para el diseño, ejecución, fabricación, suministro y montaje museográfico del Centro de Arte Rupestre. Esta última actuación se adjudicó en octubre de ese mismo año a la empresa madrileña Empty en 2,1 millones.

El Partido Popular quiere que la coalición de gobierno -PSOE e IU- aclare las gestiones realizadas durante la ejecución de toda la obra para velar y garantizar un buen resultado. Sobre todo después de comprobar la falta de coordinación existente en esa coalición. Por un lado el primer teniente alcalde «criticando los contenidos, al igual que otros muchos riosellanos» y por otro el alcalde y el concejal de Cultura, «ensalzando una actuación y censurando a cuantos la critican».