Dieciocho fuerzas para 45 escaños

Solamente dos mujeres aspiran a la Presidencia del Principado en los comicios del 22-M El número de partidos y coaliciones será un 50% superior al anterior máximo histórico

JOSÉ RAMÓN ENGUITAGIJÓN.
Un grupo de electores elige su papeleta en un proceso electoral. ::                             E. C./
Un grupo de electores elige su papeleta en un proceso electoral. :: E. C.

Vuelve la 'sopa de letras', como se denominaba en los inicios de la Transición democrática al cúmulo de siglas de partidos que se presentaban a las primeras elecciones tras cuatro décadas de dictadura. Los representantes de las formaciones políticas apuraron hasta el último momento el plazo de presentación de candidaturas para las elecciones autonómicas del 22 de mayo en Asturias -se cerraba la medianoche del lunes- y finalmente serán dieciocho los partidos o coaliciones que aspirarán a repartirse los 45 escaños de la Junta General del Principado. El número máximo en los siete comicios de este tipo celebrados hasta la fecha era de doce fuerzas (alcanzado en 1999 y 2003), por lo que el incremento sobre el mismo será de nada menos que un 50%.

Dieciséis de los aspirantes han presentado ante la Junta Electoral Provincial candidaturas para las tres circunscripciones electorales de la comunidad autónoma. Son, por orden de presentación, PSOE, Izquierda Unida-Los Verdes d'Asturies, Democracia Nacional, Partido Popular, UPyD, Partido Democrático y Constitucional (PDYC), Los Verdes-Grupo Verde, Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal (PACMA), PCPE, Bloque por Asturies-UNA, Frente de la Izquierda, IDEAS, URAS-PAS, Foro Asturias, Conceyu Abiertu y Alternativa Liberal Social (ALS). Otra coalición, la integrada por Frente Nacional y Movimiento Social Republicano -que fue la primera en formalizar su lista- concurrirá únicamente en la circunscripción central. Y una última fuerza, Unificación Comunista de España (UCE), lo hará sólo en la oriental. Los votantes de estas dos zonas del Principado, por tanto, podrán optar entre diecisiete papeletas, una más que los del Occidente.

De todas las formaciones citadas, todas presentan varones como candidatos a la Presidencia del Principado excepto dos: el PP, cuyo cartel electoral es Isabel Pérez-Espinosa, y Los Verdes-Grupo Verde, encabezada por María Luz García.

Los últimos en presentar su candidatura ante la Junta Electoral fueron Conceyu Abiertu, ALS y UCE. En la primera de estas formaciones se integra Andecha Astur, un 'clásico' que venía presentándose a todas las autonómicas desde 1991. Su cabeza de lista es Mario Arbesú, que se había presentado en varias ocasiones a la Alcaldía de Noreña por Andecha. La neófita ALS se autodefine como «liberal en lo político, plural en lo cultural, centrada en lo económico y avanzada en lo social» y tiene como cabeza de lista a Francisco García Redondo, de 48 años, profesor de Geografía e Historia en Gijón. Y UCE, de ideología marxista-leninista, se estrena en unas autonómicas en el Principado, aunque ya se presentó en otro tipo de comicios, como los europeos de 2009, en los que obtuvo 59 votos en Asturias. Marcos Alfayate es su número uno.

La relación de aspirantes podría haber sido aún mayor, pero alguna de las formaciones que tenían intención de presentarse en Asturias no pudieron hacerlo finalmente, como el Partido Renacimiento y Unión de España, de inspiración en la religión musulmana, que al constituirse en 2009 se marcó el Principado como uno de los territorios en los que aspiraba a concurrir a las urnas, pero que aún se encuentra en proceso de organización en Asturias, según indicó a este periódico su dirigente Manuel Bugeiro. Convergencia Democrática Asturiana, el partido que lideraba el empresario Amalio Iglesias, no repite aventura tras quedar en última posición en las autonómicas de 2003 y 2007. Y Conceyu, el partido radicado en Lugones, que también venía presentando lista al Principado (logró 782 votos en 2007), prefirió en esta ocasión centrar sus fuerzas «en volver una vez más al Ayuntamiento de Siero», explicó su concejal Rafael Rodríguez.

El tope del 3%

La ley electoral asturiana marca un mínimo del 3% de los votos válidos para que un partido tenga derecho a entrar en el reparto de los escaños que se asignan por el procedimiento mayoritario de la ley d'Hondt. Y cuando el número de puestos a cubrir es pequeño, como ocurre en Asturias con las circunscripciones occidental (seis diputados) y oriental (cinco), ni siquiera porcentajes superiores a ese tope suelen ser suficientes para acceder a un acta de parlamentario.

Por ello es muy difícil que la mayoría de los partidos y coaliciones que se presentan el 22-M puedan lograr el objetivo de entrar en la Junta General. El número de fuerzas que han logrado escaños ha variado desde el inicio de las elecciones autonómicas entre un mínimo de tres (como sucedió en las dos últimas citas con las urnas, aunque ahora haya cuatro grupos al separarse el Bloque por Asturies de la coalición con la que concurrió, liderada por Izquierda Unida) y un máximo de cinco, situación que se produjo una sola vez, en 1991, cuando lograron representación PSOE, PP, IU, CDS y PAS.

Fotos

Vídeos