«El alcohol está decapitando neuronalmente a los jóvenes»

El psiquiatra Julio Bobes asegura que la adicción a la bebida es «de un rango similar al de la heroína, pero eso la sociedad no lo percibe»

L. FONSECAGIJÓN.
Julio Bobes, ayer, durante su intervención en Canal 10. ::                             N. E./
Julio Bobes, ayer, durante su intervención en Canal 10. :: N. E.

«La adicción al alcohol es de un rango similar al de la heroína, pero eso la sociedad no lo percibe». Julio Bobes, catedrático en Psiquiatría por la Universidad de Oviedo, no se anduvo ayer por las ramas a la hora de valorar el consumo de alcohol cada vez más precoz en el Principado: «Es una práctica que está decapitando neuronalmente a nuestros jóvenes», sentenció. El psiquiatra participó en el programa 'De frente' de Canal 10, donde aseguró que el consejero de Salud, Ramón Quirós, «quedó fuera de juego al impedir elevar de 16 a 18 años la edad para poder comprar alcohol». Bobes recriminó la actitud del consejero asturiano, que «ha perdido una oportunidad» para que el Principado deje de ser la única comunidad donde los jóvenes pueden adquirir bebidas alcohólicas a una edad mucho más temprana. La elaboración del nuevo Plan de Drogas que actualmente redacta el departamento de Salud hubiera sido, en opinión de Bobes, una buena ocasión para modificar la normativa. «Si el resto de autonomías lo han hecho, por algo será».

Para este psiquiatra, el consumo de alcohol por parte de los jóvenes no es asunto baladí. «Es un problema de salud de primera magnitud y no hay una percepción social sobre la gravedad de este asunto», reiteró. Históricamente, la sociedad española ha sido mucho más permisiva con el alcohol que con otras sustancias. Según este catedrático «es más fácil prevenir en materia de tabaco que sobre el vino. Una ministra lo intentó hace años y casi le cuesta el cargo», recordó.

Con un 40% de menores de 14 años que reconoce en Asturias haber bebido en el último mes, cifra que se duplica al entrar en los 18, Bobes aseguró que estamos ante «un fenómeno que crece de forma paulatina. Cada vez el inicio y el acceso a los consumos aminora en edad. Se accede cada vez más joven, pero lo más novedoso son las formas de ingerir alcohol», indicó. Julio Bobes se refirió a las borracheras y atracones: «Los chavales y chavalas se juntan para ir a intoxicarse. Beben todo lo que pueden en dos o tres horas, antes de volver a casa. Eso no es una práctica inocente y a la postre va a producir mucho daño».

¿Cuál? Según este experto en drogodependencias, las nuevas formas de consumo ya están pasando factura a las generaciones más precoces. «El alcohol está mermando la capacidad cerebral de nuestros jóvenes. Estamos despoblando el patrimonio neuronal de la juventud y las generaciones que tomarán las decisiones en el futuro tendrán muchas menos neuronas que las actuales», ejemplificó.

Escuela y familia

Lo dicho por este catedrático en Psiquiatría ya le valió una polémica con el consejero de Salud, que acusó a Bobes de hacer apreciaciones de «escaso rigor científico». Pero a este especialista no parece incomodarle mucho tal comentario e insiste en que «si dejamos que los jóvenes continúen bebiendo de esa forma, con borracheras exprés, vamos a tener jóvenes con neuronas decapitadas».

A preguntas de Juan Neira sobre cómo afrontar el problema del consumo juvenil de alcohol, Bobes apuntó a la escuela y la familia. «Hay que actuar cuando empieza el problema no cuando ya está en marcha», precisó. La tendencia de la actual sociedad «es consumir más de todo», lo que no excluye a las drogas. «Consumimos más alcohol, tabaco, cocaína, heroína... La sociedad ha perdido el miedo a las drogas y eso es malo socialmente». Lo que más falla es el sistema social. No hay percepción de riesgo de la toxicidad del alcohol. Se hizo apología de las drogas y ahora recogemos los resultados», concluyó.