La Cofradía del Colesterol reúne en Avilés a cientos de personas en el capítulo anual

F. DEL BUSTOAVILÉS.

Una inusual marea roja recorrió ayer Avilés. Los primeros efectos comenzaron a notarse en la plaza de España, para extenderse por las principales calles del casco histórico y finalizar en el Plazas, en El Carbayedo. Y es que las capas, cada vez más numerosas, de la Cofradía del Colesterol se citaron ayer en Avilés para celebrar su decimosexto capítulo. «Es el primer año que nos reunimos en Avilés. Siempre lo celebramos en Illas, pero cada vez somos más y pensamos que Avilés era mejor», explicó Sabino González, presidente de la Cofradía.

Con todo, González aseguró que entre las habituales actividades de esta agrupación gastronómica y cultural figurará la tradicional marcha hasta Illas. La Cofradía del Colesterol mantiene también sus actividades tradicionales, como los premios que concederá el próximo otoño, junto a novedades como su coro que ayer debutó.

Este año, los 128 cofrades sumaron nueve incorporaciones y sintieron el respaldo de otras doce hermandades, a la vez que nombraron a los cuatro nuevos cofrades de honor con un sencillo homenaje.

Francisco José Jiménez López, presidente de la Cofradía de Amigos del Olivo de Baena; Sito Tejeiro, de la cadena de restaurantes Pimiento Verde, de Madrid; Juan Luis González Álvarez, del restaurante La Ribera, de Luanco; e Imelda Ribón de la Puente, directora comercial de Viñedos y Bodegas Ribón, de Ribera del Duero expresaron su satisfacción por el reconocimiento concedido.