Juzgan a un sargento de la Benemérita por vejaciones a la viuda de un compañero

La mujer fue detenida en 2007 en el marco de la investigación de una trama de ropa falsa, de la que tiempo después resultó absuelta

O. SUÁREZGIJÓN.

Un sargento de la Guardia Civil de la comandancia de Gijón será juzgado en junio en el Penal número 2 por un supuesto delito contra la integridad moral a la viuda de un compañero. La mujer fue detenida en agosto de 2007 en el marco de una operación contra el tráfico y venta de ropa falsificada, delito por el que posteriormente fue absuelta.

La fiscalía solicita para el agente de la Benemérita una pena de un año de prisión y tres de inhabilitación para el ejercicio de su profesión, además del pago de 2.000 euros en concepto de responsabilidad civil y las costas procesales. La acusación particular, ejercida por el abogado Ignacio Manso Platero, pide para el procesado tres años de cárcel, inhabilitación por cuatro años, el pago de 6.000 euros por daños morales y el abono de las costas. La defensa esgrime la libre absolución.

«Sin consentimiento»

Según consta en el escrito presentado por el representante del Ministerio Fiscal, el sargento se personó en los calabozos, una vez detenida M. L. C. G., «sin consentimiento de sus superiores y sin competencia para ello». Según se entiende, este efectivo no estaba designado en el operativo de la investigación de las prendas falsas, en la que estaba presuntamente implicado el marido de la denunciante. El hombre falleció como consecuencia de un infarto poco tiempo antes de que arrestasen a la ya viuda.

La acusación explica que el acusado se dirigió a la detenida de forma vejatoria e injuriosa, diciéndole frases como: «Tu marido era un corrupto, un drogadicto y un mujeriego. Teníamos su teléfono pinchado y sabemos que murió por una sobredosis». El supuesto interrogatorio al que fue sometido se llevó a cabo sin ningún representante legal, tal y como consta en los escritos de calificación tanto de la acusación particular como el de la fiscalía. «No existe soporte documental alguno de las entrevistas», añaden.

Destitución del número dos

Como consecuencia de esa operación policial contra la propiedad industrial, en la que fueron detenidas varias personas, fue destituido de su cargo el número dos del cuartel de Gijón, el comandante Gonzalo Moreno. Los mandos alegaron «pérdida de confianza». Supuestamente, no comunicó al teniente coronel Juan Bautista Martínez Raposo los supuestos casos de corrupción que estaban investigando y que afectaban a miembros del propio cuartel.

El caso aún colea cuatro años después. El lunes 6 de junio comenzará el juicio en el Penal número 2, cuya titular, Rosario Hevia, tomará declaración al procesado y a numerosos agentes de la Guardia Civil, compañeros del acusado, quienes intentarán aportar luz a los hechos.