Detenido un gijonés como cabecilla de la red 'Anonymous' de ataques informáticos

Rodrigo Tuero Sala, de 31 años, lideraba el grupo de 'hackers' que invadió las webs de multinacionales, bancos y gobiernos

OLAYA SUÁREZGIJÓN.
El responsable de la Brigada de Investigación Tecnológica muestra una máscara usada por el grupo 'Anonymous'. ::                             R. C./
El responsable de la Brigada de Investigación Tecnológica muestra una máscara usada por el grupo 'Anonymous'. :: R. C.

Dirigía ataques cibernéticos por todo el mundo desde el piso que compartía con su madre en la gijonesa calle del 17 de agosto. Rodrigo Tuero Sala, de 31 años, marino mercante y exjudoca profesional, mantuvo en jaque a multinacionales, bancos y gobiernos. Se le considera el cabecilla de la red de hackers conocida como 'Anonymous'. Fue detenido el 20 de mayo en Almería, donde se encontraba por motivos laborales. Junto a él cayeron otros dos supuestos miembros de la organización, un vecino de San Vicente de Raspeig (Alicante) y otro de Arenys de Mar (Barcelona). Han sido desenmascarados por la Policía tras meses de arduas investigaciones.

Algunas de sus víctimas fueron los gobiernos de Egipto, Argelia, Libia, Irán, Chile, Colombia y Nueva Zelanda; entidades bancarias, como Bankia y BBVA y empresas. En concreto la multinacional energética Enel, propietaria de Endesa, y el servicio en red de PlayStation. A Sony le ha costado casi un mes arreglar el desaguisado dejado por el ataque pirata.

Las investigaciones se aceleraron a partir del 18 de mayo, cuando 'Anonymous' reivindicó el ataque virtual a la Junta Electoral Central. Este hecho puso a los agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica sobre la pista del gijonés. Fue detenido dos días después, la misma jornada en la que el colectivo había tomado la decisión de atacar las páginas electrónicas del PP y del PSOE.

No les arredró. Tras las elecciones del 22 de mayo volvieron a coordinarse y perpetraron más ataques al Congreso, a UGT y a los Mossos d'Esquadra que cargaron contra los jóvenes indignados situados en la plaza de Cataluña el 27 de mayo. En relación a estos ataques, la Policía identificó a dos 'hackers' que residían en Barcelona y Alicante. Los tres imputados, que actualmente se encuentran en libertad con cargos, se enfrentan a penas de entre uno y tres años de cárcel por los delitos de asociación ilícita y de descubrimiento y revelación de secretos.

El comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica, José Manuel Vázquez, y el comisario de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, José Luis Olivera, ofrecieron ayer en Madrid una rueda de prensa para informar de la desarticulación en España de la cúpula de piratas informáticos. «Ha resultado muy difícil encontrar a estos responsables porque usaban muchos métodos de enmascaramiento, como sofisticadas técnicas de cifrado en sus comunicaciones», aseguró el comisario Olivera. Desde la Brigada Central recibieron la ayuda de efectivos de la Unidad de Delitos Económicos e Informáticos de la Comisaría de Gijón, quienes se encargaron de efectuar el registro domiciliario en la vivienda familiar de Rodrigo Tuero. Se le ocuparon tres ordenadores.

Se da la paradoja de que dos de los tres arrestados no disponían de internet en casa y aprovechaban la red wi-fi de sus vecinos. En uno de los domicilios, se localizó abundante cantidad de programas informáticos diseñados para la creación de 'malware' capaz de infectar a ordenadores de terceros.

La Policía señaló que el perfil de estos delincuentes es «muy diferente» al de otros casos por las características de 'Anonymous', un grupo heterogéneo, transversal, aleatorio e internacional que surgió en 2008 y que ayer recibió el apoyo de Democracia Real Ya. Ayudaban, entre otras cosas, a descargar el programa informático LOIC desde el que es posible lanzar ataques de Denegación de Servicio (DDoS) a sitios web, inundándolos con peticiones de información hasta que sus servidores se colapsaran. La investigación continúa abierta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos