El TSJA está «al límite de sus posibilidades» pese a que el número de casos baja un 2,3%

El presidente del tribunal afirma que los juzgados «no pueden asumir más carga», tras resolver 178.793 asuntos durante 2010

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

«El rendimiento de la administración de Justicia en Asturias es satisfactorio». Ignacio Vidau, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) calificó ayer de «positivo» el funcionamiento de los órganos judiciales durante la presentación de la memoria de 2010 en el Palacio de Valdecarzana. Del informe se desprende que la litigiosidad se redujo durante el año pasado un 2,30%, pasando de los 182.558 asuntos nuevos en 2009 a los 177.775 del pasado ejercicio.

«La reducción que se ha producido es prácticamente irrelevante, pero puede marcar una tendencia de futuro. El Principado se encuentra en cabeza de todas las estadísticas a nivel nacional», resumió el presidente del TSJA.

La tasa de resolución se sitúa en el 99%, «lo que se traduce en que prácticamente se ha resuelto el mismo número de asuntos que los que han ingresado en los juzgados asturianos». Esas cifras se consiguen, dijo, «gracias al importante trabajo de los jueces, magistrados, fiscales, secretarios, forenses y funcionarios». Sin embargo, la administración de Justicia, «se encuentra actualmente al límite de sus posibilidades y no puede asumir más carga». Sólo las ocho secciones de la Audiencia Provincial dictaron 3.891 sentencias, la mayoría de ellas, 2.397 en el ámbito de las jurisdicciones civiles.

Unificación en Oviedo

Sí Vidau se mostró satisfecho con la actividad judicial, no hizo lo mismo al referirse a la «dispersión de las sedes en Oviedo». La situación es «realmente lamentable», criticó. «Existen al menos siete juzgados repartidos por toda la ciudad e incluso en alguno de los casos están situados en edificios particulares. No es de recibo, ni para unos ni para otros, que una persona esté en el descansillo esperando para entrar a un juicio y se cruce con un vecino que viene con las bolsas de la compra», añadió.

Sin embargo, se mostró confiado en que el próximo equipo de gobierno consiga dotar a la administración de Justicia de las infraestructuras precisas para desarrollar «su actividad en condiciones dignas». Le consta, manifestó, que desde la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad se ha barajado alguna alternativa para agrupar las sedes judiciales, por ejemplo, en los terrenos del actual hospital, «aunque esté proyecto está aún muy verde». «La necesidad de una sede es una evidencia, otra cosa es que sea viable», aseguró.

Según el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias un problema similar se plantea en Langreo, «donde los cuatro juzgados se encuentran distantes unos de otros». No obstante, «existe un proyecto que está en fase de ejecución». La disgregación no es el principal problema que se plantea en el concejo. Ignacio Vidau aludió a los «graves problemas de seguridad que tienen en sus sedes judiciales», donde incluso se llegaron a producir dos agresiones a agentes judiciales. «Comprendo que es costoso, pero no es mi función buscar los medios económicos, sino de quien tiene las competencias», razonó, aludiendo a las sedes que carecen por completo de servicios de seguridad o las que presentas carencias. «Yo voy paseando por la ciudad y en casi todas las empresas y en la Administración tienen personal de seguridad, no se entiende por qué en algunos juzgados no lo hay», planteó Vidau.

El máximo responsable del TSJA insistió también en la necesidad de construir «con urgencia» nuevos edificios en Infiesto, Cangas de Onís y Luarca, los dos primeros instalados dentro de los edificios de los respectivos ayuntamientos y el tercero en «condiciones deplorables». Exigió asimimo un esfuerzo de la administración pública para dotar de medios materiales a la nueva sede del Instituto de Medicina Legal de Asturias.

Entre las aplicaciones necesarias destacó la necesidad de poner en marcha el programa de notificaciones telemáticas de los autos y las sentencias a los procuradores y a los abogados.