Cuando Lolita es él

PEDRO ANTONIO CURTOESCRITOR
::
                             GASPAR MEANA/
:: GASPAR MEANA

E n 'Lolita' Nabokov nos narra la historia de una atracción masculina por una adolescente con una mirada torturada por su propio deseo, que él mismo nos dibuja como morboso, donde Humbert Humbert ama con la cabeza y sueña con el corazón . En la novela 'La sexagenaria y el joven', de la poeta rumana Nora Iuga, esa mirada es introspectiva, viaja a los rincones ocultos del alma para hablar a través de un susurro con una prosa llena de belleza y proyección poética. La conciencia de trasgresión es reconocida, incluso buscada, pues sirve para ahondar en su intimidad, en su comunicación.

Es la historia de una mujer, Anna, que en la decrepitud de su vida tiene una relación con un joven amante, pero no es una historia de amor, ni de sexo, aunque el amor y el sexo pueblen el universo de ese encuentro. Porque de eso se trata, un encuentro donde los cuerpos se desnudan la piel antes que los vestidos. Asistimos a un monólogo en el que ella, una poeta y traductora, le cuenta los laberintos íntimos que han compuesto su vida. '¿Qué me empuja a contarte tantas obscenidades a un hombre veinticinco años más joven que yo?',se pregunta la protagonista y a través de esas confesiones vamos conociendo la vida de una mujer en el mundo cultural y literario de la Rumania de Ceaucesco, aunque ésta funciona a modo de paisaje, el decorado donde descubrimos entre otras cosas, la particular amistad de Anna con otra mujer, Terry. Una contraposición de personalidades que nos muestra las aptitudes de ambas ante los mecanismos de un estado totalitario, aunque en el fondo no se diferencien demasiado de cualquier sociedad en la que habitamos. 'Para poder tocar hoy en día la gloria, tienes que gestionar bien, y a tiempo, tu propia promoción. Tener el de la previsión, saber a cual de los bandos pertenece el futuro, juntarse siempre con aquellos que llegarán al poder...', le dice Anna a su joven amante, explicándole que en literatura, no solo cuenta la calidad de la obra, sino las circunstancias en que se desarrolla. Un amante, literato en ciernes y que la admira como poeta, pero del que apenas sabemos nada, pues permanece silencioso, la narración es un monólogo de largos párrafos, escrito en primera persona, con breves interrupciones donde un narrador en tercera persona nos cuenta que pasa en la habitación, porque el hombre solo ofrece su mirada verde, una mirada donde el deseo sexual se confunde con el arte. Pues como una vez dijo su amiga, escribir y hacer el amor pueden ser las dos cosas más importantes del mundo. Y es lo que hace esta mujer a las puertas de la ancianidad, la confluencia de esas pulsiones, pues a través de un amante que funciona a modo de espejo (como llega a decir, se acuesta con su mirada) se reconstruye ella misma, para eso quizás sirva el hombre joven con el que comparte el lecho, o más bien, la habitación. Porque al contrario de la Lolita nabokoniana, la diferencia de edad no es el núcleo central de la novela, sino que funciona sutilmente como motor de la historia. Más bien ese echo le sirve a ella para descubrirse a sí misma, utiliza la juventud del hombre para recuperar el tiempo y dialogar con las mujeres que ha sido y se encuentran encerradas en su cuerpo que envejece. 'Las confesiones pueden ser más sensuales que un acto sexual; atraen con fuerza hacia tu intimidad a la persona ante la que te confiesas. Es hacer el amor con tu alma. Digámoslo así, porque en el fondo es algo que no podemos definir'. Para llegar a esa percepción, Anna ha tenido que pasar por varios cuerpos, habitar demasiadas pieles, para al fin saber, con una dermis poblada de arrugas, que contra la devastación producida por el paso del tiempo, solo podemos combatirla hablando de la parte espiritual de nuestros deseos carnales, la literatura que sale de nuestras glándulas. Algo que quizás el profesor Humbert Humbert no pudo entender. Por eso el asesinato que comete, es simbólicamente una forma de asesinarse a sí mismo.

Con 'La sexagenaria y el joven' que acaba de ser publicada en España, descubrimos a esta reconocida poeta rumana, pues hasta ahora, no tenía ninguna obra traducida.

Fotos

Vídeos