Las fecales de la cuenca del Alvarés siguen vertiéndose al embalse y a la ría sin depurar

J. F. G.NUBLEDO.
Enrique Bueno, ayer, en Trasona, una de las localidades que vierten sus fecales a la ría. ::
                             ANDRÉS CASTILLO/
Enrique Bueno, ayer, en Trasona, una de las localidades que vierten sus fecales a la ría. :: ANDRÉS CASTILLO

Las aguas fecales de Cancienes, Nubledo, Los Campos, Santa Cruz y en definitiva, de todas las localidades y núcleos rurales de la cuenca del Alvarés, hasta La Marzaniella, terminan directamente, sin depurar (salvo las de Los Balagares, que tiene depuradora propia), en el embalse de Trasona o en la ría de Avilés.

Hay un colector general, fruto de un largo y costoso proyecto, financiado por el Principado y concluido hace aproximadamente dos años, salvo en su tramo más alto, entre Cancienes y Solís. Pero no funciona. Está seco, sin estrenar. El problema se sitúa en Trasona, en una estación de bombeo. También está construida, a la espera de conectar las bombas a la red eléctrica. Y sin corriente, no funcionan.

La denuncia la formula Enrique Bueno, portavoz municipal de Izquierda Unida y concejal de Urbanismo. «Es una vergüenza», afirma con rotundidad. Bueno apunta directamente al Principado como responsable de la situación. «La culpa es de la consejería de Medio Ambiente, de su desidia y de su dejadez», añade el concejal de Urbanismo, que exige una solución «rápida y definitiva».

Según explica, «nos hemos puesto en contacto con la consejería, y la respuesta es que se podrían colocar unos grupos electrógenos, que estarían listos en septiembre. Eso es una chapuza, para quitarse el muerto de encima y dejárselo al que venga detrás. Queremos que el gobierno regional haga las gestiones que tenga que hacer para acabar con esta situación. Es vergonzoso», recalcó Enrique Bueno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos