Se despide Tete Rodríguez, el más laureado en la historia de los bolos

A los 61 años, y después de haber sido un maestro para tres generaciones de bolistas, se va el sábado por la puerta grande

GUILLERMO F. BUERGOLLANES.
Una imagen del bolísta cántabro Tete Rodríguez. ::                             G. F. B./
Una imagen del bolísta cántabro Tete Rodríguez. :: G. F. B.

El próximo sábado se va uno de los mejores jugadores de bolo palma de todos los tiempos. A los 61 años abandona la actividad bolística Emilio Antonio Rodríguez Seara 'Tete Rodríguez', el bolista más laureado en la historia de los bolos. Lleva disputadas 47 ligas defendiendo la camiseta de siete peñas y se adjudicó la victoria en 25. Se proclamó 28 veces campeón de España y 27 de Cantabria. Se anotó la victoria en 529 competiciones individuales de primera categoría y en más de cien por parejas. En Torrelavega, en 1999, consiguió derribar 169 bolos, a palos, en el torneo de La Patrona. Y en Puente Viesgo, en 2000, formando pareja con Jesús Salmón, tumbaba 300 bolos en un concurso.

Por si ello fuera poco está en posesión de la Medalla de Oro al Mérito del Deporte de Cantabria; la Insignia de Oro de la Federación Española; la Insignia de Oro de la Federación Cántabra y el Premio Pico Peñamellera, en 2004.

A los 13 años ganaba su primer concurso en el pueblo de Golbardo, a doce kilómetros de Treceño, su localidad natal. Se desplazó en bicicleta, con las bolas cargadas en un saco, y le dieron cien pesetas y un trofeo. Se consagró en Asturias, concretamente en la localidad llanisca de Cue, al proclamarse campeón de España juvenil, en 1967. Recuerda Tete que «aquello tuvo una enorme repercusión y generó una gran controversia porque Salas pronosticó que yo me convertiría en un gran campeón de los bolos, mientras que Cabello afirmaba lo contrario y no tenía ninguna confianza en mi porvenir». Y es que en 1967 Tete se llevó los campeonatos regionales y nacionales en juvenil y segunda categoría. Y para rematar la temporada, con 17 años, se adjudicó el Campeonato de Ases haciendo pareja con otro chaval: Santos Fidel Ruiz. Como rivales tuvieron a los míticos dúos formados por Salas y Cabello; Ramiro y Escalante, y Linares y Arenal. Casi nada.

El primer campeonato de España, la madre de todas las competiciones, lo ganaba en la bolera de La Albericia, en 1973, frente a Lucas Arenal. Recuerda Tete que «entramos con los mismos bolos en la final. En la cuarta mano, con la última bola en la esquina del pulgar, tenía que tirar siete bolos para continuar empatado y los tiré. A la quinta mano realicé la jugada más famosa de mi vida deportiva: Arenal, que tiraba por delante, hizo 17, y yo tumbé, a palos, 26. Subí tres, tres y cuatro bolos, y birlé cinco, cinco y seis. Fue una ventaja suficiente a falta de tres manos».

En una ocasión le preguntaron a Tete si se atrevía a diseñar el robot del perfecto jugador de bolos. Y contestó: «Resulta complicado pero lo voy a intentar tratando de ser sincero. Desde el tiro, a la mano, Tete Rodríguez, y al pulgar, Fidel Linares o Modesto Cabello. Birlando, Jesús Salmón y Rubén Rodríguez».

Rubén y Emilio Antonio Rodríguez son hijos de Tete y ambos fueron campeones de España. Los dos van a estar en la despedida de su padre, aunque formando parte del equipo rival. Y es que el último día sobre la bolera lo vivirá Tete con un enfrentamiento entre la peña Puertas Roper, su hogar en los últimos 15 años, y Hermanos Borbolla, el equipo en el que juegan sus vástagos. Será en Maliaño, el día del santo de su esposa Carmen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos