El Museo de los Molinos de Taramundi crea un frezadero para truchas

I. G.TARAMUNDI.
El alcalde taramundés, Eduardo Lastra (a la derecha), junto al canal de agua recuperado. ::
                             E. C./
El alcalde taramundés, Eduardo Lastra (a la derecha), junto al canal de agua recuperado. :: E. C.

El Museo de los Molinos de Taramundi cuenta ya con un frezadero natural para el desove de las truchas. Para disponer de este espacio, ha sido necesario recuperar el antiguo canal de agua del molino, a fin de que las truchas puedan remontar el río Turía y alcanzar el remanso en el que depositar las huevas con seguridad.

Este proyecto, que se ha desarrollado con cargo a los fondos Leader de la comarca Oscos-Eo y con la conformidad del Principado, se planteó a mediados de 2009 como una actuación ambiental destinada a incrementar la población de truchas en la parte del cauce, donde antaño eran habituales. No obstante, tampoco se desprecia el atractivo turístico de la inversión, ya que ha permitido añadir un nuevo elemento a un equipamiento que ha llegado a recibir más de 25.000 visitantes anuales.

De hecho, cuando se anunció la construcción del frezadero, se planteó que parte del presupuesto consignado a la actuación se destinara a realizar actividades de sensibilización ambiental.

Una vez concluida la obra, los responsables del Museo de los Molinos esperan la entrada de las truchas para confirmar el éxito del proyecto.