Último adiós al «alma del Sella»

Cientos de personas, entre vecinos, amigos y representantes de todos los ámbitos, acompañaron a la familia en este amargo momento Arriondas despidió ayer a Emilio Llamedo en un funeral emotivo y multitudinario

ANDREA INGUANZOARRIONDAS.
La viuda de Emilio Llamedo, arropada por su familia y Francisco Álvarez-Cascos, en un momento del emotivo funeral. ::                             NEL ACEBAL/
La viuda de Emilio Llamedo, arropada por su familia y Francisco Álvarez-Cascos, en un momento del emotivo funeral. :: NEL ACEBAL

El último adiós a Emilio Llamedo Olivera abarrotó Arriondas. Cientos de personas quisieron acompañar a la familia en el duro momento de despedir al que todos califican como «el alma del Sella». Numerosas personalidades del mundo de la política y el deporte y decenas de amigos, vecinos y familiares no faltaron a esta amarga cita, en la que se puso un punto y seguido a la entregada vida de un deportista nato, tal como recordaron muchos de los presentes, ya que «la figura de Llamedo no desaparece aquí, siempre estará ligada al deporte, al piragüismo y, especialmente, al Descenso del Sella».

Alrededor de la una de la tarde dio comienzo la misa, oficiada por el párroco local, Amaro Balbín, acompañado por otros tres sacerdotes. Las palabras de la emotiva homilía repasaron la vida del parragués y destacaron «su amor al trabajo desde el desinterés, habiendo tenido que remar a contracorriente en varias ocasiones». Mucho antes del inicio de la celebración, comenzaron a congregarse en las inmediaciones de la iglesia de San Martín multitud de personas. Uno de los primeros en llegar fue el alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón, quien quiso manifestar una vez más la profunda tristeza que envuelve al concejo, ya que «su nombre estuvo siempre, y estará, muy ligada a Arriondas». Entre las personalidades políticas de la comarca no faltaron a la cita alcaldes como los de Ponga, Cangas de Onís y Ribadesella, Cándido Vega, José Manuel González y Charo Fernández, respectivamente. Esta última volvió a definir la figura de Llamedo como la de «un organizador nato difícilmente sustituible».

Asistió también al funeral Francisco Álvarez-Cascos, presidente del Principado, quien llegó visiblemente afectado y declaró que «los asturianos han perdido a una persona ejemplar, cuya trayectoria se define por su obra, ese gran acontecimiento deportivo como es el Sella». También se acercaron Jaime Reinares, diputado por Asturias del PP en el Congreso de los Diputados, y el director general de Deportes, Marcos Niño, entre otros.

Un golpe al deporte asturiano

El mundo del deporte se volcaba literalmente ayer con Emilio Llamedo. Uno de los primeros en llegar hasta la iglesia de Arriondas fue Enrique Castro 'Quini'. El sportinguista reflexionó sobre el trabajo del piragüista por y para esta y otras disciplinas, concluyendo que «los deportistas estarán siempre en deuda con él, merece un reconocimiento». Apoyando esta idea se pronunciaron varios miembros de la Asociación de Amigos de Dionisio de la Huerta, que expresaron su intención de crear «una plataforma que vincule a Llamedo al piragüismo y al Sella de por vida».

Veteranos de diversas disciplinas deportivas como José Ramón Gómez Fouz, campeón de España de boxeo, y Enrique Mejuto, ex árbitro nacional, se unían al dolor de los que ayer declaraban haber perdido «a un padre». Los olímpicos Craviotto, Rial y Hernanz; los campeones del Sella Julio Martínez, Bouzán, Fiuza, Busto, Vega y Cerra, entre otros; y agrupaciones como Los Veteranos de Avilés, todos ellos piragüistas como el propio Emilio, se sienten ahora huérfanos porque «así como estaba pendiente de todos los detalles de la propia, prueba también lo estaba de todos y cada uno de nosotros. Se desvivía por el piragüismo».

Las lágrimas corrieron por los rostros de los palistas, que destacaban cómo Llamedo «supo poner el Descenso del Sella en el mapa de las grandes competiciones y hacer de él parte de su vida, sentimiento que nos logró transmitir a la perfección».

Fotos

Vídeos