Asturias esquiva las protestas sindicales por el recorte educativo

El curso empezará con los profesores de varias comunidades en pie de guerra mientras que en Asturias «no se prevén recortes, de momento»

A. VILLACORTAOVIEDO.

Mientras que la Consejería de Educación del Principado publicaba ayer la adjudicación de destinos del personal interino -695 en Primaria y 994 en Secundaria- y los resultados de la convocatoria de ayudas para la adquisición de libros de texto y material didáctico, un profundo malestar recorría varias comunidades -de Galicia a La Rioja- tras los recortes en materia educativa emprendidos por los Gobiernos autonómicos de turno.

Y mientras que el Principado informaba sobre las plazas vacantes en ciclos de FP, todo dentro de la más absoluta normalidad, Madrid amenazaba con la huelga. Pero, como bien explicaba la portavoz de Suatea y presidenta de la Junta de Personal Docente no Universitario, Beatriz Quirós, «Asturias no es Madrid y aquí no se prevén recortes». O, al menos, «no de momento. Habrá que ver lo que ocurre tras las elecciones del 20-N».

Quería decir con eso Quirós que, este curso, el Principado se ha librado del tijeretazo que ha sublevado a comunidades como la madrileña y que ayer motivó que los docentes de sus centros públicos fuesen convocados a secundar una jornada de huelga, previsiblemente el próximo día 14 (coincidiendo con el inicio del curso en Secundaria), en protesta por los recortes laborales y el aumento de las horas semanales, de 18 a 20, anunciados esta semana por la consejería de Educación, Lucía Figar.

En el Principado, no sólo no se tocan las horas semanales del profesorado, sino que, según explicó Beatriz Quirós, «el nuevo equipo está haciendo una gestión bastante continuista, sin grandes cambios. Y con una primera adjudicación de interinos que ha superado a la del año anterior, aunque eso no quiere decir que la Junta de Personal Docente no reclame más plazas y que no haya todavía mucho empleo precario».

Y la prueba palpable de que el malestar en el sector no es tanto como en cursos anteriores es que «el teléfono de Suatea no ha sonado tanto como otros años por estas fechas».

También se refirió al empleo precario Enrique Fernández, de CC OO, «que reclama 500 plazas más» y sostiene «el porcentaje de medias jornadas sigue siendo altísimo entre los interinos, aunque ha disminuido del 40% del curso pasado al 26% de este». Fernández recuerda además que, como el curso anterior -muy convulso y conocido entre los sindicatos como «el del tijeretazo»- ya se produjo «un recorte importante, con lo que este año poco había que recortar».

Ironías al margen, Daniel Rodríguez, al frente de FETE-UGT, subraya asimismo el «de momento»: «Después de que el año pasado nos pegasen un tajo importante en la parte no académica, de momento, no van a tocar nada. Aunque también hay que tener en cuenta que, en Asturias, las peticiones y los acuerdos alcanzados siempre han sido muy razonables».

Reunión con la concertada

Prueba de esta ausencia de conflicto era también que la consejera de Educación y Universidades, Ana Isabel Álvarez, se reunía ayer con la Organización de Trabajadores de Enseñanza Concertada (OTECAS), que le solicitó abrir un proceso de negociación para mejorar las condiciones laborales de un colectivo que el curso pasado salió a la calle y cerró las aulas.

Representantes del sindicato le entregaron a Álvarez una carta con una relación de diversos asuntos «pendientes desde hace tiempo».

Entre estas peticiones figura «un acuerdo de plantillas que permita una mejor atención a los alumnos, una reducción de carga lectiva del profesorado, las sustituciones y la paga de 25 años de antigüedad».

Asimismo, plantean «la revisión y mejora del acuerdo de jubilaciones parciales para que permita la jubilación al 85% de jornada a los 61 años, así como el acuerdo retributivo que haga posible la equiparación real con los trabajadores de la enseñanza pública e incluya los incentivos de la evaluación docente».