«Hay que echar a Gabino»

El cantautor llena la plaza consistorial y arranca al público numerosas carcajadas, a pesar de la lluviaJerónimo Granda abre San Mateo con una sátira centrada en la política

IDOYA REYOVIEDO.
Jerónimo Granda logró llenar la plaza durante todo el pregón. ::
                             JESÚS DÍAZ/
Jerónimo Granda logró llenar la plaza durante todo el pregón. :: JESÚS DÍAZ

Cuando Jerónimo Grande se fue a hacer las Américas todavía persistía la estación de trenes de El Vasco. Desde allí se marchó dirección a Cuba. Ayer, volvió a su ciudad natal en un elegante haiga, vestido con traje y sombrero claro y un pequeño maletín «con 'perres' pa financiar las fiestas». Es el personaje que escogió el cantautor ovetense para leer el pregón de San Mateo, que oficialmente comenzó pasadas las 20.30 con el chupinazo electrónico. Y Granda tuvo para todos. En especial para los políticos.

Puntual, Granda se asomó al balcón del Ayuntamiento mientras cientos de personas le miraban desde la repleta plaza. «Vaya gentío, no seréis esos indignaos que andan por las plazas queriendo derribar el sistema», arrancó. Tras tantos años en Cuba, pensaba el pregonero que la ciudad iba a estar muy cambiada. Pero no. «La Catedral sigue teniendo una torre, hasta Manolín 'el gitano' ye el mismo. Y en el Principado sigue gobernando el mismo. Sí, sí. Ye el mismo. No veis que tanto Paco como Tini tienen el mismo apellido. Son Álvarez los dos. ¡Son los mismos!», insistió. Y propuso una prueba a los asistentes, que ya encadenaban carcajadas: «Fijaos a la altura de la barriga. ¡Ye igual! No sé cuál tiene más bandullo». Llegaron los aplausos, mientras en el Salón de Plenos se sucedían miradas casi de incredulidad entre los miembros de la corporación que asistió casi al completo. Faltó el alcalde.

Muchos años pasó Granda en Cuba, pero la capital del Principado sigue siendo la misma. «Podría haber pasado a Grado, a Pola o a Infiesto. 'Caro', porque los que mandan ahora son los mercaos. A ver si tenemos que ir a dais una hostia a los de Grao, porque la culpa de todo es de los mercados», prosiguió con la sátira. Los mercados tienen mucho que ver con las entidades financieras, y cuando Jerónimo embarcó a las Américas «ya sonaban las campanas de la Caja de Ahorros, que me tienen frito». El logo era una hucha, «el símbolo del ahorro». «Tando allí me enteré que habían cambiado la imagen. Que era un Asturcón. ¡Y ahora en La Escandalera hay tres! ¡Malo! Y encima dicen que es LiberBank, como Cuba libre».

En la caja también empieza a 'faltar dinero'. «Pero todo el mundo es presunto. Yo de mayor quiero ser presunto. Y eso que en Portugal significa jamón, que ya tiene algo de gocho... Pero ye fiesta y hay que olvidarse de los problemas».

Si de él dependiera largaría muchas cosas. Lo primero, afirmó, «hay que echar a Gabino de Lorenzo y cambiarlo por el arzobispo de Oviedo». «Yo marché y ya taba Gabino, parez que tien el sol de cara, hombre como se apellida Lorenzo...». Expuso argumentos a su idea: «Al alcalde le gusta eso de disfrazase y ye un hombre diplomático. Como un Álvarez tenía que desvestirse y otro vestirse, Gabino no fue. Porque ye diplomático».

Qué opina el alcalde ... no se sabe. Porque el regidor no asistió al pregón. «Está en una reunión en Madrid», informó su responsable de prensa. Y Granda siguió en su línea. Con un «¡Viva San Mateo, viva Oviedo y viva la República. Salud y suerte», se despidió.

Fotos

Vídeos