El prófugo de Tineo va a la compra a Salas

La Guardia Civil ya ha tomado declaración al taxista que le trasladó a La Llaneza y que tuvo la precaución de grabar con su móvil al fugitivo

J. M. AZCÁRATE LA LLANEZA / GIJÓN.
Supermercado del que Tomás salió el viernes cargado con varias bolsas de comida. ::                             J. M. AZCÁRATE/
Supermercado del que Tomás salió el viernes cargado con varias bolsas de comida. :: J. M. AZCÁRATE

Mientras efectivos de la Guardia Civil mantienen el operativo de búsqueda de Tomás Rodríguez por los montes de La Llaneza (Tineo) sin que hasta la fecha logren localizarlo, 'Tomasín', como es conocido por la zona, se va de tiendas a la cercana localidad de La Espina (Salas).

Todo ocurrió en la tarde del pasado viernes. Todo indica que el prófugo abandonó a pie el refugio que frecuenta en la zona de la sierra de La Pereda para personarse en La Espina, distante unos cinco kilómetros. Con barba de varias semanas, jersey y cazadora que contrastaban con las altas temperaturas, Tomás se dirige al supermercado El Cruce, de la cadena Coviran. Dentro del establecimiento, nadie le identifica y puede así moverse en confianza. Lo atiende M. C., a quien le presentará la mercancía en, al menos, tres tandas. Para efectuar cada pago, el cliente entrega siempre billetes de 50 euros, lo que le permitiría hacerse con moneda pequeña. La tendera desconfíió de la operación porque creyó que le estaba intentando colocar billetes falsos. Comprobó el dinero y se fue.

Tomás compra varios quesos, latas de conserva, embutidos y algún que otro producto no perecedero. En total, saldrá del establecimiento tras abonar en caja más de cien euros. Con varias bolsas en la mano, el prófugo se dirige a plena luz del día a la parada del único taxi que existe en La Espina, solicitando al conductor que lo lleve hasta La Llaneza.

Al aproximarse al núcleo, el cliente habría realizado indicaciones para seguir la pista que entra a La Llaneza desde la sierra, lo que permite ganar la cabaña de Tomás sin ser visto por el resto de los vecinos. Cargado con las bolsas, habría bajado del vehículo en dirección al monte, presumiblemente para regresar a su refugio. Ese podría ser el momento en el cual el taxista, percatado ya de la identidad de su pasajero, sacó el móvil para grabar la escena.

De regreso a La Espina, el conductor hace un alto en Las Tabiernas, el primer pueblo tras salir de La Llaneza. Allí informa a Manuel, de casa Perucho, de que acaba de dejar a 'Tomasín' en La Llaneza.

Rápidamente el recado llega a casa de Tomás González, vecino de La Llaneza, que su vez lo traslada a los familiares del prófugo, a los que hubo que buscar en el campo, pues en ese momento se encontraban cebando el ganado. Los hechos se ponen en conocimiento de la Guardia Civil, personándose una patrulla en La Llaneza para rastrear la cabaña y el entorno sin que, aparentemente, dieran con una pista que les conduzca hasta el buscado escondrijo.

«Estuvieron entre las siete y las diez de la noche del viernes» -certifica Tomás González- «pero desde entonces la presencia de efectivos de búsqueda no es visible». Este vecino de La Llaneza cree que todo es «muy raro, producto más de un guión de cine que de la propia realidad». No logra explicarse cómo 'Tomasín' se pasea como quiere mientras la Guardia Civil no da con él: «De tanto pensar, se va a volver uno loco ya que no se encuentra respuesta a lo que sucede». Igual piensa otro de los vecinos del pueblo, Constantino Riesgo, quien cree que Tomasín «ha cogido miedo y se esconde de la gente». Sale para agenciarse la comida «y puede que no sea muy consciente de lo que sucede a su alrededor».

El asunto se ha convertido en la comidilla de La Espina, cuyo taxista ya ha pasado por el cuartel de la Guardia Civil para prestar declaración y mostrar el vídeo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos