El Pleno debatirá la creación de la Fundación Municipal de Cultura

Los populares se abstienen en la iniciativa respaldada por la oposición, a quien insta a redactar un borrador de los estatutos

GONZALO DÍAZ-RUBÍNOVIEDO.

El consenso recompuesto la semana pasada en una reunión mañanera en el pub La Caja Negra dio sus frutos ayer. Los tres grupos de la oposición aprobaron en la comisión de Cultura y Deportes instar al Pleno, que lo debatirá este lunes, a crear una Fundación Municipal de Cultura. Los votos de Foro, PSOE e IU bastarán para sacarlo adelante.

El acuerdo, incluso, podría ampliarse. El equipo de gobierno, que 'reforzó' su equipo en la comisión con la presencia de Alberto Mortera, se abstuvo ayer con un mensaje claro: que no cueste dinero a las arcas municipales. El edil popular instó a la oposición a que presente unos estatutos para la nueva fundación y Emilio Huerta (IU) recogió el guante: «Creo que no será difícil llegar a un acuerdo entre los tres para tenerlos en 10 o 15 días», apostó.

El debate sobre el Consejo de Participación Cultural, un órgano que serviría para que se escuche la voz de los programadores, los artistas y los ciudadanos interesados, quedó aplazado.

Demandada

Por la creación de la fundación pelea desde hace año SOS Cultura con el objetivo de «abrir la programación municipal a otras formas artísticas». La política cultural del equipo de gobierno, que se resiente de la crisis, se apoya sobre todo en la música clásica y la asociación quiere que diversifique las actividades, que organice conciertos, cine, teatro y exposiciones. Según un informe elaborado por el colectivo, bastarían 800.000 euros (el 7% de los 11,2 millones de euros del presupuesto total de la concejalía) para actividades de este tipo «de bajo coste».

Roberto Sánchez Ramos (IU) celebró el consenso alcanzado la semana pasada porque «se ha acabado con el monopolio del alcalde como programador». Fue el propio De Lorenzo el que disolvió de un plumazo la anterior vida de la Fundación Municipal de Cultura. Los últimos años han visto el cierre de salas de exposiciones (Camco y Café Español) y la reducción de las muestras impulsadas por el municipio.