Sonaron les gaites d'Alberto

MILIO'L DEL NIDOESCRITOR

Cuando menos yos prestaba sonaron les gaites d'Alberto. El otru día, cuando finaba agosto y al pie de la ilesia de Santurio, en Xixón, un ensame de gaiteros daba el adiós caberu al fabricante de gaites Alberto Fernandez Velasco. Baxo un cielo en sin nubes, gaites y gaiteros de toa Asturias y dalgunos de fuera d'ella, interpretaben un homenaxe, bien sentíu, al home que fizo que les gaites asturianes algamaren dalgo que paez tan cenciello como la calidá precisa pa poder tocar xuntes ¡Casi na!

De tola vida se creyó n'esta tierra que dos gaites asturianes nun podíen tocar empareyáes, que yera imposible, que cada una tenía la su zuna y nun había quien les xuntare.

Hasta que llegó Alberto. Col su trabayu seriu y minuciosu, fizo de la gaita un istrumentu musical capaz de alternar con cualisquier otru y de la su mano, y gracies al su llabor, pudieron formase les escueles de gaita y gracies a él, pudieron escribise métodos pal estudiu y la práutica musicales col vieyu símbolo de los astures.

Al día de güey ye de lo mas normal ver, por cualquier llugar de la xeografía asturiana, a una banda gaites allegrando colos sus sones les fiestes más populares o los aztos protocolarios del signu que seya, relixosos, políticos, deportivos, folixeros. Esto, agora tan normal, yera impensable hasta que nos años 80 del sieglu pasáu entamó el trabayu d'Alberto nel su taller de Santurio, trabayu que representó un saltu alantre pa la nuesa música tradicional como enxamás se conociere.

Detrás d'Alberto y a la so güelga surdieron otros luthiers que, siguiendo el camín que él abriera, fueron a surtir de gaites la enorme demanda que, al rodiu de les escueles de música tradicional biltó.

Pues con ser esto importante, nun ye lo que mayor valir tien del llabor d'Alberto.

El mundu la gaita, que tan bien representa el sentir d'esti pueblu, ta, como tolos mundios, formáu por persones y entre les persones siempre hai rocées, envidies, celos, amistáes y odios y cuanto más pequeñu ye el mundu, y el mundu los gaiteros nun creo que pase n'Asturies de les cinco o diez mil persones, más se enguedeyen les rellaciones. Pues esti home consiguió que toos tiraren nel mismu sen, col mismu enfotu: facer más grande, más vital, meyor, esi mundu.

La preba viose'n Santurio l'otru día. Docenes de gaiteros de tolos requexos d'esta tierra, fabricantes de gaites varios, cantantes de tonada, xentes del mundu folk, aficionaos, asturianos de corazón, toos nun silenciu respetuosu, sintiendo tocar les gaites que salieren de les manes d'esi home cenciellu y trabayaor, que col su llabor callao llevare la gaita asturiana a sonar nos más prestixosos escenarios del mundu, a entrar nos conservatorios, a alternar argullosa con gaites de tol universu.

De xuro que Mary, la muyer y Bertín, el fiu, tienen agora mismo un furacu nel corazón malu de tapar, pero pueden tar xuros que'l agradecimientu que enllena el sentir de tantos que quedamos deudores con Alberto, tien que compensar el dolor inmensu de la so perda irreparable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos